7. Diario de campo de un entrenador de fútbol

Watching the match.

Photo courtesy of rpscott123(CC No Derivatives)

V 23-03

Comienzo la tarde con uno de los benjamines. Me doy cuenta de varias cosas que anoto en la libreta:

  • Hay que ignorar los brazos levantados de los niños o cuando ponen la mano para recibir un balón en el momento en el que el entrenador reparte los balones. Así se les enseña a ser pacientes y respetar a los demás.
  • Los niños “buenos” o “inteligentes” se mueven más cuando juegan con el balón y engañan más al oponente. No sólo consiste en regatear.
  • Los niños a los que no les interesa el juego buscan cualquier excusa para pararse. Les da igual aburrir y aburrirse. 
  • También relaciono que cuando éstos se quitan el balón rápido, no es siempre por miedo, sino por falta de talento, cuando muchas veces pensaba que era al revés.

Sigo la tarde con el Juvenil.

Viendo el entrenamiento algo más fuera, me doy cuenta de que, en un ejercicio, explicar lo posterior, perjudica a lo primero que se va a desarrollar.

Veo que con este grupo se pueden divertir y buen ambiente haciendo bien las cosas. El entrenador de fútbol ayuda a ello.

En centros y remate, se piensa que es al revés pero no. Es más importante el rematador que el centrador. El centrador ha de controlar y centrar. El que ha de temporizar y llegar en el momento adecuado es el rematador.

6. Diario de campo de un entrenador de fútbol

#spain #aragon #paisaje #landscape #nubes #clouds

Photo courtesy of gaedik(CC ShareALike)

2011-2015 Santa Anastasia CF

Quique Benedí deja el Santa Anastasia y me ofrecen ser el nuevo entrenador. Con 21 años al mando de un equipo regional. No sé si el insconciente soy yo por aceptar el cargo o son ellos por proponerlo jajajaja. Son 4 años maravilloso aprendiendo del fútbol de barro, de fútbol de verdad, de la mierda de entrenar a un equipo amateur en todo. Cuando me marcho tras 4 años, me dan una placa de agradecimiento que llevaré siempre en el corazón.

2015-2016 Ayudante La Llana FS

No tengo ofertas que me satisfagan para entrenar en regional, y como estoy cursando el nivel 3 de entrenador los sábados por la mañana, tampoco puedo entrenar a niños. 

Se cumple un sueño. Toda la vida soñando con mis amigos de la escuela y del barrio hacer un equipo para representar a nuestro barrio. Con mucho esfuerzo y sin ayuda de nadie, creamos una Junta Directiva y comenzamos el camino (que hoy aún sigue presente) de crear un Club desde cero. Esta temporada estoy de ayudante del entrenador, aprendiendo de fútbol sala y trasladando lo aprendido en el curso de entrenador. Se puede decir que utilizo al equipo como experimento para probar una nueva manera de entrenar. Esto me permite conocer otra faceta del fútbol, la dirección, gestión de un club etc. A día de hoy, sigo siendo el enlace entre el club y la federación para tramitar las licencias federativas, subvenciones etc.

 

2016-2018 Tardienta CF / EFB Ejea Alevín A y comienzo Infantil B 

Mi siguiente paso es volver a la base y entrenar en Regional Preferente. Como hasta este momento, todo lo que quiero en mi camino deportivo lo consigo. Con la mala suerte de que el Tardienta desciende la última jornada y tengo que agarrar al equipo en 1ª regional. Un auténtico equipazo, ascendemos con un mes de antelación. Agarro la categoría 2005 en el Ejea. Quinta maravillosa de la que sigo enamorado a día de hoy, 3 de noviembre de 2018. 

Siguiente temporada, renuevo en Tardienta por más dinero, y sigo con el Infantil B categoría 2005. Dimito en Tardienta el 28 de marzo por diversas situaciones.

El 100% de los goles los hace el balón: posesión, perdónales.

MessiGol

Photo courtesy of Fabio Téllez(CC ShareALike)

“Francia ganó sin tener más posesión que sus rivales”, “Croacia llegó a las instancias finales del Mundial de Rusia 2018 olvidándose de la tenencia”. Tenemos que oír esta y otras frases similares, amplificada su supuesta vigencia desde que la selección gala se coronara campeona del último certamen global de fútbol. Son verdades indiscutibles, pero se fundamentan en algunas premisas falsas (y como sabe cualquier alumno que haya cursado algo de lógica, si los supuestos son falsos, nunca pueden ser verdaderas las conclusiones), a saber:

1) Se denosta la posesión del balón toda vez que algún equipo rocoso y limitado le roba algún punto (o tres, para más morbo) a algún conjunto integrado por jugadores creativos que intentan atacar y generar un fútbol elaborado. Esta actitud se basa en la premisa falsa que intenta poner en boca de entrenadores que apuestan a un juego vistoso, frases que supuestamente afirmen que “jugando bien se garantiza la victoria” o sandeces por el estilo. Como bien sabe todo futbolista, entrenador o aficionado veterano, el fútbol es caprichoso, el balón esquivo y el destino errático. Jugando bien se intenta ganar, pero esto no lo puede garantizar nadie ni ningún estilo de juego. Eso sí, quienes apreciamos el deporte y no nos va eso de ganar como sea, disfrutamos más de un partido de fútbol leal y con intenciones de dar espectáculo por parte de 2 equipos, antes que esa especie de hormigón en proceso de fraguado futbolístico con formato televisado como fue el España-Rusia del último Mundial, donde los anfitriones no se avergonzaron de no tener vergüenza, y lo plasmaron esperando a ver qué hacían los españoles, sin más.

2) Se resta valor a la posesión del balón y el juego combinativo “porque se puede ganar igual jugando de manera directa”. Ahora bien, voy a hacer un ejercicio rayando en lo idiota de lo simple que es: si bien una posesión del 79% no te garantiza la victoria, cuando tienes el balón las probabilidades en cualquier jugada de convertir un gol son mayores a cero. Si tienes el balón, algo se espera que puedas hacer con él. Por otro lado, si le has dado el esférico al rival, tus probabilidades de hacer un gol sin el balón son más bien cero. ¿O no?

El Talento en fútbol ¿Innato?

the old maradona

Photo courtesy of Rosino(CC ShareALike)

Primero deberíamos aclarar que cuando hablamos de talento en fútbol nos referimos a las habilidades que desarrollamos en un jugador para resolver ciertas situaciones que se presentan en el juego.

Como se sabe, en biología, lo único que se puede mejorar son las capacidades  (fuerza,  velocidad, resistencia y la flexibilidad). Las habilidades o el talento se adquieren, ¿Cómo? Estoy seguro que, si le preguntan a los grandes jugadores de toda la historia cómo aprendieron a jugar al fútbol la respuesta, generalmente, unánime, va a ser “en el barrio”, “en la calle”, “en el potrero”, “en el patio”, etc. Una infinidad de respuestas, de este estilo, nos lleva a una conclusión: el contexto.

No existe mejor maestro para la adquisición de talento que el contexto y para que éste se desarrolle son muy necesarios los compañeros, los amigos, los “Rivales”.

¿Qué es jugar bien en el fútbol base – fútbol formativo?

Primero quiero aclarar que vamos a hablar de fútbol base – fútbol formativo y no del fútbol de competición-alta competición, fútbol en el cual el jugar bien daría (y da) para muchas preguntas y respuestas muy abiertas. Hablemos de fútbol base, dejando en este texto la palabra fútbol sin adjetivos. A su vez, me gustaría aclarar que el pensamiento de un entrenador debe evolucionar, así que este texto que ahora escribo, en el cual vuelco mi pensamiento actual, puede que, ya no en semanas o días, sino en horas, haya cambiado tras haber dialogado o conversado con diferentes personas y mis connotaciones sobre el tema sean distintas. No creo en pensamientos e ideas cerradas en el fútbol, así que animo a quien quiera a charlar conmigo sobre el contenido para hacernos evolucionar mutuamente.

Ante todo hablemos de que creo que no se puede planificar ni vivir el presente sin mirar atrás. Dónde estamos y hacia dónde necesita crecer el jugador. No hablo de etapas. Se entiende por etapas la división por edades, entonces quiero aclarar que los momentos no se refieren a las etapas. ¿En qué momento se encuentra el jugador? Porque hay benjamines que tienen más capacidades que algunos alevines, entonces nos equivocaríamos pensando que todos los benjamines han de hacer x cosa, los alevines otra, ir sumando contenidos cerrados año a año para así ir fabricando jugadores según la etapa (división) en la que se encuentran. No. Cada jugador tiene su momento actual mirando a su pasado, presente y posible futuro y no depende de esas etapas el saber qué cualidades tienen.

5. Diario de campo de un entrenador de fútbol

Entrenador

2010-2011 2º Entrenador SD Ejea 3ª División

Siguiente paso: entrar al equipo de 3a división. Se lo propongo al presidente y acepta. Entro de ayudante de José Ignacio Soler (otrora jugador del Castilla, Osasuna, Atlético de Madrid, Extremadura..) equipo semiprofesional, con jugadores increíbles. Con 20 años ahí me presento, desde el primer día, dirigiendo las partes iniciales de los entrenamientos, los calentamientos de partido etc… un lujo. A mitad de temporada, dimite el entrenador y viene Emilio Remírez, un entrenador del cual podría escribir un libro entero. No hacemos play offs de ascenso a 2ª B pero es un gran año del cual vuelvo a llevarme grandes amigos para toda la vida entre los jugadores.

2011-2015 Santa Anastasia CF

Quique Benedí deja el Santa Anastasia y me ofrecen ser el nuevo entrenador. Con 21 años al mando de un equipo regional. No sé si el insconciente soy yo por aceptar el cargo o son ellos por proponerlo jajajaja. Son 4 años maravillosos aprendiendo del fútbol de barro, de fútbol de verdad, de la mierda de entrenar a un equipo amateur en todo. Cuando me marcho tras 4 años, me dan una placa de agradecimiento que llevaré siempre en el corazón.

Marcos Mustio al desnudo: la ajetreada vida de un comentarista de fútbol

2011/365/84 On The Air

Photo courtesy of cogdogblog(CC Attribution)

No para de hablar por teléfono. Marcos Mustio sabe que estamos acá esperando para hacer la segunda parte de la nota pero ni se molesta en hacer alguna seña de bienvenida. Si quiere aparentar algo, es estar demasiado ocupado. Cuelga la llamada y con un ademán nos indica que lo hagamos rápido. Nos sentamos en la mesita en la esquina del bar y empezamos.

Hola Marcos, gracias por atendernos otra vez. Queríamos hacer la parte dos de la entrevista ya que la primera generó muchísimas reacciones.

MM: Como era lógico, estoy acostumbrado a ser reconocido y realmente me lo merezco si pensamos en mi trayectoria.

CJ: ¿Te estás poniendo al nivel de periodistas de renombre?

MM: Al mismo nivel, no. Infinitamente por encima, que es lo natural.

CJ: Veo que el tiempo pasa pero tu nivel de humildad sigue bastante deficitario.

MM: La humildad es un defecto del que tiene cosas que aprender. Yo no te voy a decir que nací sabiendo pero es verdad que tengo una capacidad de evolución por encima de la media. Odio la hipocresía y la mentira: el que no piense que soy un genio del periodismo deportivo mejor que cambie de canal.

CJ: Bueno, vayamos a las preguntas concretas que por este camino no vamos a empezar bien… 

MM: De acuerdo. Hagámoslo rápido que hoy estoy todo el día de reuniones con representantes.

CJ: ¿Y eso?

MM: Tenemos que planificar la semana, vamos viendo qué jugador tiene que jugar bien, cuál se estanca y cuál decididamente está nada más que para pelearle el puesto a Iniesta en Japón.

CJ: Bueno… no tenías un ejemplo mejor? Mira que el puesto de Iniesta no es para cualquiera. Es fácil criticarlo pero ha querido reducir un poco la presión con respecto a jugar en el Barcelona. El puesto de Iniesta en Japón ya es mucho objetivo para un jugador Argentino…

MM: ¿Y quién habla de jugar al fútbol? Iniesta ya no sirve ni para atender un puestito de flores en la plaza, me refería a eso pero con respeto. Yo quería ser elegante y vos no me dejas. Antes que mentir prefiero ser directo.

CJ: Pero aparte de esta barrabasada… ¿Qué tiene que ver el rendimiento de un futbolista con lo que Ud. hable con su representante?

MM: Yo no bajo mis niveles de humildad pero vos seguís siendo más inocente que los que creen que el VAR llegó para transparentar el fútbol…

CJ: Insisto, la forma de jugar de un futbolista no puede ser determinada por lo que vos cuentes en la radio.

MM: Te equivocás. Siempre caemos en lo mismo. A vos te falta entender que una cosa son los hechos y otra la historia sobre los mismos. Nosotros hacemos una estrategia en la que según cómo contemos la película hay jugadores, DT, periodistas y árbitros que van para arriba y otros que bajan…

CJ: ¿Sos uno más de los que dicen que el fútbol es un negocio sucio controlado por mafiosos?

MM: Yo nunca voy a decir eso. Me limito a decir que son las reglas de la industria.

CJ: ¿Y cuando decís “nosotros” a quién te referís?

MM: No te puedo dar nombres, eso lo sabrás entender. Pero somos un colectivo de personas que velamos por que el negocio siga creciendo, que los recursos se aprovechen de la mejor manera y por que la rueda siga rodando en la dirección adecuada.

CJ: Me espanta lo que decís, es de un cinismo pestilente.

MM: Vos seguí con esa postura idealista insostenible y vas a seguir ahí, trabajando para un blog que no lo conoce ni tu mamá mientras yo estoy a punto de fichar por una cadena internacional.

CJ: Bueno, en este mundo global digitalizado no es tan importante llegar a un medio tradicional como generar una audiencia que valore lo que haces.

MM: Vos andá a tratar de pagar el alquiler de tu departamento con palmadas en la espalda y likes de Facebook, mientras yo y los que entienden de negocios como yo, vamos ahorrando en verdes.

CJ: ¿Y no te da vergüenza rebajar los valores y la ética del periodismo manipulando la realidad de esa manera?

MM: Ante todo quiero hacerte una aclaración: yo no soy periodista, soy abogado. El periodismo es una profesión de idealistas blandos que han dejado un hueco apetecible donde gente práctica como yo está aprovechando las oportunidades.

CJ: Ya estamos llegando al punto donde empiezo a preguntarme para qué hemos venido a entrevistarte…

MM: Yo no te obligué a nada, vos me viniste a buscar y lo siento mucho si tu imagen ideal de Marcos Mustio no coincide con la realidad. Yo siempre voy de frente, eso es lo que le gusta a la gente. Me debo a mi público.

CJ: Para ir de frente creo que vas dando demasiados tumbos: pusiste por las nubes a Sampaoli antes del Mundial de Rusia y después fuiste el primero en masacrarlo cuando la Selección Argentina se tuvo que volver.

MM: Sos cabezota eh… ya te lo expliqué, pero te lo reitero: nosotros nos limitamos a describir una situación esperada como si fuera la realidad, por ejemplo: “la Selección del mejor jugador del Mundo espera poder dominar fácilmente a un equipo amateur de Islandeses que no pueden hacer ni un picado solteros contra casados por falta de gente”. Esa frase es una conclusión lógica de la sumatoria de experiencias, sueños y expectativas del hincha medio. Nadie sabe donde está Islandia (yo tampoco ni me interesa), nadie sabe qué hace Sampaoli en los entrenamientos, nadie sabe cómo está Messi, pero esa superioridad absoluta “en los papeles” es un hecho consumado (en el imaginario colectivo) y tenemos que llenar horas y horas de TV y radio amasando ese pan.

CJ: ¿Y entonces?

MM: Y entonces es obvio: no es nuestra culpa si después los protagonistas no están a la altura de esa concepción colectiva que emana del pueblo. Si son tan muertos que no pueden ganarle fácil a Islandia, merecen todo el peso de la repulsa. 

CJ: Supongamos que sí, pero en todo caso ustedes debieran hablar del juego y en vez de esto se la pasan hablando de cosas accesorias como si Pavón le pegó una piña a Mascherano o si “El club de amigos de Messi” es el que arma el equipo al DT…

MM: ¿Pero vos estás ebrio? Mira si me voy a poner a hablar del juego para gente que no entiende nada… deja… es mucho más práctico atizar la máquina de rumores, poner el foco en lo anecdótico y cuando la bola de nieve pase y arrase con todo poner cara de sorpresa. ¿Vos lo oíste a Sampaoli hablar algo del juego después de renunciar?

CJ: Y… la verdad que nadie le preguntó… que yo sepa.

MM: ¿Ves? Si nadie le preguntó es porque a nadie le interesa. El juego es un dato superficial… acá nosotros vamos a lo estrictamente necesario por el bien del negocio.

CJ: Pero eso lo estás afirmando vos, que sos una hormiga en la maquinaria de los medios especializados en fútbol.

MM: Te doy un consejo: ponete a mirar alguno de esos programas de pseudo especialistas que hay en todas las cadenas de TV. Si prestas atención vas a poder detectar que hay patrones comunes que se van reutilizando y aplicando a diferentes clubes, jugadores, entrenadores… Imagina que hay un estante con 20 latas y se van asignando temas a cada una según lo que convenga. 

CJ: No doy crédito… solo por seguirte la corriente, ¿cuáles serían esas latas?

MM:  Te tiro cuatro o cinco que ya me queda poco tiempo. “El equipo X no juega a nada pero solo se nutre de individualidades”, “El equipo Z está alineado con las ideas del entrenador y por eso se sabe a qué juega”, “El equipo J sale a ganar en cualquier cancha”, “El equipo H sabe jugar mejor de visitante que de local y por eso tiene tan poca efectividad en su campo” y así sucesivamente.

CJ: ¿Vos me queres decir que no hay una opinión sincera y que todo se asigna de forma más o menos burda, que no hay un trabajo de reflexión adecuado?

MM: Tu candidez no deja de sorprenderme. En el fútbol hay 2 profesiones vocacionales que son jugador y DT, y una “frustracional” que es el periodismo. Entiendo que tengas frustraciones por “mirarla de afuera” pero sinceramente creo que no te da para más. Te ilumino un poco: el fútbol es más de un 50% fruto del azar, la pelotita entra o no. Si alguien patea un penal, pega en el palo y entra, es un genio del fútbol mundial, mientras que 5cm de diferencia en el tiro (cuando no es gol) transforman al ejecutor en un imbécil, un bueno para nada y un atontado…  A nosotros nos pagan por estar en el aire, el sueldo es un dinero que nos pagan por año y encima de eso arreglamos canjes, cometas por movidas en el mercado y regalos varios que nos merecemos. Imagina que si perdiéramos de vista esta realidad, y nos pusiéramos a perder el tiempo tratando de entender el juego (no hace falta, realmente, para opinar de fútbol de forma profesional) estaríamos, principalmente, perdiendo dinero…

Lo siento pero te tengo que dejar, tengo una mesa redonda donde hablo de seguridad en espectáculos deportivos.

4. Diario de campo de un entrenador de fútbol

Soccer goal

Photo courtesy of ewiemann(CC Attribution)

2008-2009 Infantil B

Me dan este año la categoría 1996, ya en Infantil. Sigo compatibilizando el jugar en LNJ con entrenar, pero cada vez más desencantado. 

Somos el Infantil B, la mayoría de rivales son de un año más. Es uno de los mejores equipos que he entrenado nunca, mucho más talento que los del año anterior, pero curiosamente no han llegado ninguno a 3ª división a diferencia de los de un año menos. Hice mucha amistad con estos chicos, amistad que aún perdura con varios de ellos.

2009-2010 2º entrenador del Juvenil y de un club en Regional Preferente 

Tengo claro que mi camino es aprender de alguien. Me retiro como jugador (si alguna vez lo fui). Sé que viene de Zaragoza un gran entrenador a ser coordinador y entrenar al juvenil. Le digo a mi superior que quiero ser ayudante de este entrenador. Quique Benedí. Para mí, es como un padre futbolístico. Desde el primer momento hay química y sólo hay un objetivo: ascender al equipo a Liga Nacional Juvenil, categoría perdida el año anterior. Comenzamos muy bien, pero el equipo filial de Regional Preferente  (Santa Anastasia) rescinde a su entrenador y Quique Benedí agarra ese equipo con una condición: que yo vaya de ayudante.

Entonces me reparto como ayudante entre el juvenil y el filial. Lunes con el juvenil, martes con el filial, miércoles con el filial y el juvenil seguidos, jueves libre, viernes con el juvenil y con el filial, sábado juvenil y domingo filial. Es la primera vez que hago esto. Lo hago con 19/20 años. Una bendición porque ahora estoy acostumbrado a ese ritmo y esas horas.

3. Diario de campo de un entrenador de fútbol

Entrenador

Photo courtesy of Asbestos Bill(CC Attribution)

2007-2008 Entrenando al Alevín B

Sigo jugando (jugando es un decir, comía mucho banquillo) en Liga Nacional Juvenil, pero como este año varios jugadores somos entrenadores en equipo de la base, casi nunca entrenamos sábado por la mañana, así que puedo compatibilizar. 

Entreno al Alevín B de primer año, en categoría 2ª Alevín de primer año. Son nacidos en 1997. Una quinta con jugadores destacados, dos o tres han llegado a 3ª división, y hoy en día una chica juega en el Sevilla FC de 1ª división. Con tiempo, volveré aquí a escribir alguna anécdota, sobre todo de ella. Es la primera vez que entreno de manera más o menos seria. El coordinador está muy encima de mí y me ayuda muchísimo. Es de los mejores entrenadores que he visto nunca y aprendo mucho con él. Nos quedamos subcampeones de Liga y de Copa. Sin pasar por encima de los niños, y siempre desde el respeto, pero le doy mucha importancia a los resultados y a ganar creyendo que así me iría mejor en el futuro. 

Por ejemplo, entrenaba muchos automatismos con los cuales siempre metíamos gol de manera sencilla, presionábamos muy arriba, pero no mejoraba eso en nada a los chicos. Tarde un tiempo en darme cuenta.

2. Diario de campo de un entrenador de fútbol

Trabajo de entrenador

Photo courtesy of stevendepolo(CC Attribution)

2006 – 2007 Tengo ganas de entrenar pero no puedo

Tengo ganas de seguir como entrenador iniciático, pero estaba en mi primer año de Liga Nacional Juvenil como jugador y esta temporada entrenábamos casi todos los sábados por la mañana, así que era muy difícil. Me dedico a pasar todos los ratos libres de los sábados viendo partidos en la Ciudad Deportiva, cosa que llama la atención del Coordinador y me ofrece entrenar la temporada siguiente…

Próximo capítulo: 2008 – 2009, entrenando al Infantil del club…