El paciente inglés

Manchester - Old Trafford - Manchester United vs Crawley Town

Photo courtesy of Andrea Sartorati(CC Attribution)

El mundo del fútbol no ha sido capaz de mantener su esencia más pura, más real. El barro de las áreas, las gambetas imposibles, los goles más espectaculares y las hinchadas más entregadas han caído entre los potentes tentáculos de la inmediatez que impera en los tiempos que corren. Chicos que apartan sus juguetes para perder la virginidad, confesiones públicas de apenas ciento cuarenta caracteres, parques vacíos en los que reina el más estremecedor de los silencios y, por supuesto, banquillos en los que hay más tensión que en la silla eléctrica de Illinois.

Sir Alex Ferguson Stand, Old Trafford

Photo courtesy of stacey.cavanagh(CC Attribution)

Resulta complejo explicar a quien no entiende de este deporte, o a quien simplemente no lo sigue de forma muy exhaustiva, que el trabajo de un entrenador, y todo lo que arrastra tras él a nivel de documentación, análisis, planificación y ejecución, se reduce a que la pelota, inerte por sí misma, sea capaz de perforar la portería del conjunto rival. O lo que es lo mismo, el volumen y la calidad del trabajo pasan a un segundo plano en virtud del pequeño, o grande, según se mire, componente de azar intrínseco a todos los juegos habidos y por haber. En este sentido sería más valorado un técnico que decide suspender todos los entrenamientos de las semana y logra sacar los tres puntos que otro que arrastra un trabajo profesional pero estrella dos balones en los palos sobre la hora, convirtiendo la figura del entrenador en una suerte de comercial cuya valoración laboral se reduce a lo más frío e interpretable del planeta: las cifras.

Y así, en plena dictadura de los resultados, en un fútbol en el que los proyectos carecen de vigencia en el tiempo, en el que los dirigentes organizan velatorios cuando el muerto aún respira, en el que los proyectos carecen de vigencia en el tiempo, en el que la inmediatez ha vencido por goleada al trabajo y a la constancia y en el que la palabra final comienza a escucharse a la cuarta jornada, algunos continuamos creyendo en el modelo británico que, entre otros, nos brindó la posibilidad de disfrutar de un técnico maravilloso como Sir Alex Ferguson a pesar de sus complicados comienzos en Old Trafford. Seguro que en transcurso de estas líneas el minúsculo saco de paciencia de algún dirigente se ha vaciado. Lamentablemente.

© 2017, www.centrojas.com. Todos los derechos reservados. Nos encanta compartir nuestro contenido: si copias algo de este blog, cita la fuente con un enlace completo a nuestro sitio y pon la cuenta de Twitter del autor si existiese. Si lo haces de otra manera te dedicaremos un post.

1 opinión en “El paciente inglés”

  1. Muy buen artículo.
    En este mundo todos son objetivos y resultados. El sacrificio y el buen hacer no tiene sentido si el resultado no es favorable. Los hay que dicen que con esfuerzo y sacrificio todo se consigue, pero esto es solamente una parte del éxito, existiendo muchos factores que pueden alterar el objetivo. En fútbol todo puede cambiar en un instante y puede echar por tierra toda una planificación, pero esto no es nada más que la vida misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.