El pilar del juego de posición: “El Tercer Hombre”.

Más allá de la moda 

Las modas en el fútbol, esas que cuando las usamos nos hacen sentir que estamos haciendo las cosas bien, que estamos jugando como lo hacen los mejores, que si hablamos de ellas somos unos entendidos de esto, pero como todas las modas, en ocasiones, se pervierten, se las estira de tal manera que acaban englobando muchas cosas, muchos conceptos que acaban confundiendo la idea principal.

 Esto ocurre con el “Tercer Hombre”, nos gusta hablar de él, creemos saber en qué consiste y lo relacionamos y agrupamos con tantos conceptos, que lo acabamos pervirtiendo y alejando de su verdadero significado y sobre todo, de su verdadero objetivo.

 Uno de los mejores “Tercer Hombre” es y ha sido Xavi Hernández, el cual lo describía así:

“El tercer hombre es imposible de defender, imposible… Te explico lo que significa. Imagina a Piqué queriendo jugar conmigo, pero yo estoy marcado, tengo a un marcador encima, un tío muy pesado. Bien, pues está claro que Piqué no puede pasármela, es evidente, con lo que yo me aparto y me llevo al marcador conmigo. Entonces, Messi baja y pasa a ser el segundo hombre. Piqué es el 1º, Messi el 2º y yo el 3º. Yo tengo que estar muy al loro, eh. Piqué, entonces juega con el 2º hombre, Messi, que se la devuelve, y en ese momento aparezco yo, dejo clavado a mi defensor, que se ha despistado, y Piqué me pasa la pelota totalmente desmarcado. Si el que me defiende está mirando el balón, no puede ver que me desmarco entonces aparezco y soy el tercer hombre. Ya hemos conseguido la superioridad. Esto es indefendible, es la escuela holandesa, es Cruyff. Es una evolución de los triángulos holandeses.”

 Con estas palabras, Xavi describe lo que significa el concepto del Tercer Hombre, un movimiento táctico que aparece cuando pretendemos jugar con un compañero, cuya línea de pase está cerrada, y tenemos que jugar con uno alejado que juegue finalmente con éste.

 El tercer hombre es un hombre libre, sin oposición y con capacidad y espacios para progresar en el juego. Para que se dé su correcta ejecución, es importante que haya unos escalonamientos ofensivos, los cuales van a permitir que aparezcan los triángulos de apoyos durante el juego.

El objetivo principal de Tercer Hombre es crear superioridades y superar líneas de presión para seguir progresando en el juego. Es uno de los pilares básicos sobre los que se asienta el juego de posición. Para lograr conseguir situaciones de este tipo, el equipo necesita crear apoyos frontales constantes al portador del balón, creando triángulos o rectángulos de apoyo para crear opciones de recepción de pase.

Además, como unos de los objetivos del Tercer Hombre es superar líneas de presión, y para ello se necesitan pases verticales, eso lo que conlleva es minimizar los riesgos ante una posible pérdida de balón y posterior contraataque del rival. Es decir, con pases horizontales a compañeros de la misma línea, potenciamos los riesgos de sufrir un contraataque tras pérdida además de no progresar. Pep Guardiola lo explica así:

 “¿Cuál es la posibilidad para evitar que de una pérdida de pelota nos hagan un contraataque? El concepto que a mi tanto me han enseñado, del Tercer Hombre. Es buscar a quien está lejos para tocar de cara y abrir. Con esto, evitas millones de riesgos. A mi Cruyff me decía: -cuando tengas la pelota, mira al jugador más adelantado. Romario, Laudrup si juega, el más profundo. Si no hay espacio juega al costado, pero primero lo que has de mirar es si puedes jugar profundo, porque así, además de estar atacando, evitamos millones de contraataques”

PROPUESTA DE PROGRESIÓN METODOLÓGICA

El Tercer hombre es una solución para progresar en el juego y dedicar un ejercicio a tal objetivo no es lo más normal ni lo más adecuado. Los ejercicios que se exponen a continuación, pueden y deben utilizarse para trabajar más objetivos, aparte del Tercer Hombre que nos ocupa, pero al estar hablando y trabajando este concepto, nos centraremos en él en cada una de las tareas.

Llevar a cabo el concepto del Tercer Hombre durante un partido es difícil, ya que debe darse la coordinación de los integrantes del equipo para crear el espacio, el reconocimiento y posterior aprovechamiento del jugador, por esto, es muy importante que los jugadores tengan claro que deben estar todos muy atentos a la hora de trabajar este concepto. Por lo tanto, es vital que los jugadores comprendan la tarea, ya que la importancia no está en el ejercicio ni en sus normas, si no en que los jugadores comprendan el concepto.

Para comprender bien el concepto del Tercer Hombre, considero que las ruedas de pases o figuras técnicas son indispensables antes de introducirnos en rondos, juegos reducidos o juegos de posición. A continuación, expondré una serie de ejercicios donde seguiré una progresión metodológica y donde se puede trabajar el concepto del Tercer Hombre. 

EJERCICIO 1 – RUEDA DE PASE

Es importante para la asimilación del concepto, que los jugadores lo trabajen y vean su ejecución de manera analítica y una de las mejores formas de llevarlo a cabo es con ruedas de pase o figuras técnicas en el calentamiento. En esta figura es importante indicar al jugador los movimientos de creación de espacio y ruptura para generar el espacio.

EJERCICIO 2 – RONDO 5c2 EN 2 ZONAS

Se jugará un 4c2 en una zona, mientras otro jugador, quedará en zona alejada. Para que aparezca la figura del Tercer Hombre, partiremos de esta premisa: para cambiar el balón de zona, solamente lo pueden trasladar los jugadores que se encuentran en los costados y cuando lo reciba el jugador alejado, no podrá devolvérsela al jugador que le pasó el balón, sino que lo hará con el jugar del lado contrario.

EJERCICIO 3 – JUEGO POSICIONAL 4c4+7A

Se juega en una zona 2c2+4A, un jugador (Tercer Hombre) quedará en zona intermedia y en la otra zona estarán el resto de jugadores. En este caso, para que aparezca la figura del Tercer Hombre, impondremos la siguiente norma: para que el balón pueda pasarse y jugar en la otra zona, sea por mediación de un pase a uno de los jugadores que se encuentran en dicha zona, donde no se está jugando, y que estos jueguen con el jugador de la zona intermedia, para que este juegue con uno de los apoyos exteriores u otro jugador de esa zona.

EJERCICIO 4 – CONSERVACIÓN + FINALIZACIÓN 6c6+5A

En espacio delimitado se juega una posesión de 4c4 más un apoyo a dos contactos; 2 jugadores de cada equipo situados por fuera y 4 apoyos exteriores, los cuales jugarán a un toque. Para provocar la aparición del Tercer Hombre, la obligación para poder finalizar en miniporterías, será que solamente puede hacerse tras pase de uno de los apoyos exteriores a un jugador, el cual, no haya sido quien realice el pase al apoyo.

EJERCICIO 5 – PARTIDO MODIFICADO 5c5+6A

Partido modificado en un doble área, donde para favorecer la aparición del tercer hombre, los apoyos que se encuentran en los fondos deben dejar de cara a otro compañero distinto al que le dio el pase para que pueda finalizar en portería. 

 

Los ejercicios que se han expuesto en este artículo son tareas genéricas, en las cuales podemos dar mayor especificidad posicional a los jugadores en sus puestos específicos, mayor dificultad y sobre todo, donde se pueden trabajar más objetivos que el Tercer Hombre.

© 2017, www.centrojas.com. Todos los derechos reservados. Nos encanta compartir nuestro contenido: si copias algo de este blog, cita la fuente con un enlace completo a nuestro sitio y pon la cuenta de Twitter del autor si existiese. Si lo haces de otra manera te dedicaremos un post.

3 opiniones en “El pilar del juego de posición: “El Tercer Hombre”.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.