Siempre fui argentino, pero no lo sabía

Maradona 86

Photo courtesy of MEDIODESCOCIDO(CC Attribution)

El primer recuerdo de un partido entero que realmente me emocionase fue la final de Argentina’78. Aquel 25 de junio, quedé impactado por la figura de Mario Alberto Kempes pero sobre todo por la de César Luis Menotti con su porte, su dialéctica pero sobre todo sus argumentos futbolísticos.

Ocho años más tarde en los apenas diez segundos más gloriosos que nos ha dado la historia de nuestro deporte , me trastorné  y fasciné con la arrancada de Maradona frente a Inglaterra.

Maradona Hand of God

Photo courtesy of Paolo Camera(CC Attribution)

La vida me ofreció la posibilidad de ver en directo a Messi frente a su eterno rival en media docena de partidos donde Leo resultó vibrante y decisivo.

En definitiva, buena parte de las mejores sensaciones que me ha transmitido una pelota están vinculados a uno de Bell Ville en Córdoba, a otro de Lanús en Buenos Aires o al dúo de Rosario en Santa Fe.

La pasión con la que viven y se manifiestan los argentinos hablando de fútbol no tiene comparación con nada. El orgullo propio que desprenden cuando se trata  de defender a sus compatriotas, vender sus virtudes sobre la cancha y disculpar sus errores, es único.

Lionel Messi

Photo courtesy of sdhansay(CC Attribution)

Diferentes corrientes más viejas que el hilo negro y que se recrudecen por las disputas entre Menotti y Bilardo y que llegan hasta nuestros días, dividen los adeptos hacia una y otra idea pero generan una confusión y un humo que disimulan y disipan la realidad actual del maltrecho fútbol argentino: por un lado un inconformismo y una falta de paciencia total ante cualquier proyecto que no lleve aparejado un resultado inmediato. Por otro un desaprovechamiento absoluto de la calidad individual que traen los chicos criados en la calle o en los potreros, porque nadie es capaz de transmitirles e imbuirles la cultura y la riqueza táctica que necesita cualquier juego colectivo. La gran mayoría emigra del país y tiene que reinventarse y sufrir para llegar a algo. Por último, la falta de orientación, sentido y claridad en el fútbol formativo y la nula estructura de las categorías inferiores, algo que se paga años más tarde no sólo en el deporte sino lo que es más grave en la vida personal.

Ante todo este panorama la nación se abraza a las competiciones de la albiceleste en busca de un resultado o una copa que lo único que serviría sería para ganar más tiempo y seguir escondiendo una realidad tan cruel como traicionera.

Muchos son los que quieren cambiar todo esto. Gente joven con ganas y empuje llegan fuertes con sus ideales por bandera. Gente veterana con experiencia y conocimientos suficientes para aprovechar está en sus casas esperando una llamada o una colaboración.

Mientras tanto…los que dirigen y mandan siguen mirando para otro lado y ganando tiempo al tiempo para seguir disfrazando la verdad.

Desde hace no mucho tiempo definitivamente, me siento más argentino que nunca.

Ojalá los que tienen la posibilidad de poner los instrumentos de cambio lo hagan… si no es así el futuro se antoja cada vez más y más oscuro.

© 2017, www.centrojas.com. Todos los derechos reservados. Nos encanta compartir nuestro contenido: si copias algo de este blog, cita la fuente con un enlace completo a nuestro sitio y pon la cuenta de Twitter del autor si existiese. Si lo haces de otra manera te dedicaremos un post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.