Paco Jémez y el Cruz Azul Fútbol Club

Cada torneo y cada partido sirve como recordatorio para enumerar años, cada vez que juega el Cruz Azul hay comentaristas, aficionados propios y extraños que se encargan de recordar la sequía de títulos ligueros que tiene el club de la capital mexicana. Hace algún tiempo, esto comenzó a ser un fastidio más que ser un dato.

Hubo jugadores muy buenos que vistieron la playera de La Máquina, sin embargo siempre ha faltado algo para conseguir el ansiado título, esa figura metálica que tanta falta hace en la colonia Nochebuena, que tanta falta hace para poder argumentar la grandeza que se presume en la familia del Cruz Azul Fútbol Club.

Cruz Azul Fútbol Club

Photo courtesy of Sam240794(CC Attribution)

Diciembre significó la llegada de Paco Jémez al fútbol mexicano, el propio entrenador había manifestado su deseo por trabajar en México y su gusto por la liga azteca, algún acercamiento hubo hace años con las Chivas de Guadalajara, contacto que no pudo ser concretado en un contrato. El tiempo era el adecuado, un entrenador con ganas de revancha después de lo de Granada, un equipo como el Cruz Azul Fútbol Club desesperado de intentar ganar como sea, convencidos de que un proyecto estable era lo que más los acercará a la gloria. Convencidos de que Jémez es la persona indicada.

Ficharon todo lo necesario; en Peñalba tienen a un mediocentro con buena visión, construcción y destrucción de juego para acompañar a Rafael Baca en la zona medular; Ángel Mena es el desequilibrio adecuado por ambas bandas, su conducción y drible son vitales para quebrar las líneas defensivas rivales tan compactas; Martín Rodríguez destacó con Pablo Guede en Colo-Colo y cada vez comienza a jugar más en Cruz Azul; y Cauteruccio llegó para hacer los goles, para competir con Benítez por la titularidad del centro del ataque. El equipo está equilibrado, es una plantilla profunda y perfecta para lo que quiere Jémez: posesiones largas, llegar acompañados y una presión alta tras pérdida.

En resultados, las primeras jornadas de la liga no han sido lo más favorable posible, sin embargo en funcionamiento puede notarse fácilmente una idea de juego a partir de la tenencia de la pelota, ensanchar la cancha y morder con la presión cada que el rival intente jugar. Ese es el sello Jémez.

La prensa sensacionalista y de poco análisis lo cataloga de una forma anormal por ser extranjero, y entre la paranoia que existe por la regla 10/8 en el fútbol mexicano, existe poca paciencia y una exigencia desmedida hacia todo lo que no sea nacido y formado aquí, hacia todo lo que tenga ideas diferentes respecto a lo que estamos acostumbrados.

Llegó y no prometió campeonatos como otros lo hicieron; se manifestó a favor del trabajo, a favor del “no ganar como sea”, en contra de llamarle “grande” a un club que no ha demostrado serlo, y enfatizando sus ganas de triunfar.

Técnicos llegaron y se fueron, todos arribaron como apagafuegos. Hoy Jémez va a volver a construir esa casa que tanto tiempo intentaron apagar, hoy comienza desde los cimientos. Necesita tiempo, necesita constancia, no escuchar y seguir.

© 2017, www.centrojas.com. Todos los derechos reservados. Nos encanta compartir nuestro contenido: si copias algo de este blog, cita la fuente con un enlace completo a nuestro sitio y pon la cuenta de Twitter del autor si existiese. Si lo haces de otra manera te dedicaremos un post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.