Resultadismo, resultados de futbol y el fenómeno de la inmediatez

Lo echaron a Ranieri

Despidieron a Claudio Ranieri, el entrenador que ganó el año pasado la Premier League con el Leicester City. Es la primera vez en la historia que la ganaron y posiblemente la última. Pero el equipo empezó mal el año en la liga, no sacó resultados y listo. Que venga el siguiente. No importa el pasado, importa lo efímero, el presente, el ahora. 

Queremos resultados de futbol… para ayer

La frase “quiero resultados rápido” se adueñó del mundo hace varios años. La globalización desmedida llevó al ser humano a desarrollar una faceta impaciente sobre la realidad. En la actualidad, estamos frente a estímulos visuales y sonoros de forma permanente.

Nos despertamos con el sonido de la alarma del celular, chequeamos el Whatsapp, el Twitter, el Facebook, prendemos la computadora, leemos el diario online, vemos videos que son tendencia o nos  reímos de memes o GIFS que andan deambulando por las redes.  

Somos seres conectados. Vivimos en una era tecnológica. Una era donde todo pasa rápido. 

La velocidad en nuestra forma de vivir hace que se nos complique la posibilidad de poner un freno y adentrarnos de forma profunda en temas. Es difícil detenerse a leer una novela o dejar el celular por un rato y sentarse a contemplar la naturaleza (o a conversar sin usar solamente los pulgares).

My iPhone apps as of February 2010

Photo courtesy of dougbelshaw(CC Attribution)

Este fenómeno de inmediatez repercute en todos los aspectos de la vida. En el amor, las amistades la economía, la política, el deporte. Es importante darnos cuenta de lo que estamos viviendo y tratar de no perdernos en la velocidad de los acontecimientos.  

Con los resultados de futbol sucede algo similar. Pero no por culpa del deporte. Es culpa de este fenómeno que se adueñó hace varios años del ser humano. 

¿Qué nos pasa? 

LCFC lift the Premier League Trophy

Photo courtesy of boloveselvis(CC ShareALike)

Yo me pregunto si los dirigentes del Leicester confiaban en el técnico cuando lo llamaron para entrenar a su equipo. 

Si confiaban en él… ¿Por qué ahora ya no confían? ¿Era solo cuestión de resultados?

Ranieri llegó a Leicester en Julio de 2015. El objetivo era evitar el descenso y salió campeón. 

¿Cómo puede ser que seis meses después lo desechen de tal forma? ¿Confiaron alguna vez en su capacidad de entrenar? ¿Creyeron en sus ideas? ¿En sus métodos? 

La inmediatez es un fenómeno complicado. Se busca el resultado de forma desesperada. Nadie tiene asegurado el puesto. Ni en el fútbol, ni en la vida. 

Pero yo me pregunto: ¿Se puede seguir viviendo así?

© 2017, www.centrojas.com. Todos los derechos reservados. Nos encanta compartir nuestro contenido: si copias algo de este blog, cita la fuente con un enlace completo a nuestro sitio y pon la cuenta de Twitter del autor si existiese. Si lo haces de otra manera te dedicaremos un post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.