La madridización del futbol del Barcelona

Se hunde el futbol del Barcelona?

Photo courtesy of jacilluch(CC ShareALike)

Las formas, mucho más que los goles rivales, obligan a pensar profundamente como se ha ido degradando el juego del Barça, se ven imperfecciones a un modelo que parecía perfecto, ese que lo hace reconocible hace más de cuatro décadas.

Es la consecuencia de actos y decisiones tomadas mucho antes en el tiempo. Un club que como ninguno en el mundo no conoce de planes alternativos ni en épocas donde el éxito no está de su lado, tienen bien en claro que el camino es uno solo, el que implantaron Laureano Ruiz y Rinus Michels, que maximizó Johan Cruyff y alcanzó la perfección con Pep Guardiola. Todo nace desde la pelota, ordenarse y dominar a partir de ella, en torno a ella gira el club y su modelo, es el centro del futbol del Barcelona donde el juego y su comprensión es lo más importante.

En algún momento de los últimos años algo ha cambiado. Todos los estilos pueden ser buenos si están acompañados de la victoria, pero en Barcelona hay uno solo, enquistado y grabado profundamente, por eso es que no se le perdona jugar mal. En medio de tantos éxitos, se dieron actos que encadenados no parecieran consecuentes a la cultura barcelonista. Hechos que en el presente están poniendo en jaque muchos fundamentos del modelo, dentro y fuera de la cancha.

FC Barcelona - Inauguration of the Camp Nou 1957

Photo courtesy of footysphere(CC ShareALike)

Mayo de 2013, se anuncia el fichaje de Neymar. Lo que pareció más una desesperada competencia con Real Madrid para quedarse con el brasileño que una necesidad futbolística, y con todas las cuestiones posteriores poco claras de esta compra que superó largamente los €100 millones. El equipo estaba virtualmente sin DT a la espera de un Tito Vilanova que finalmente no pudo regresar por cuestiones de salud y derivó en la contratación de Martino. Así comenzó una temporada negra, dentro de la cancha la idea permanecía y parecía esperanzador, más allá de las miradas de reojo hacia el DT argentino. Pero las lesiones de Valdez, Puyol, Iniesta y Messi de por medio dejaron ver un plantilla muy corta y sacudida por los golpes externos que al final se quedó sin nada. Fuera de la cancha, el club sufría las consecuencias de su “galáctico fichaje”, dimisión del presidente Rosell.

Con la nueva dirigencia comandada por Bartomeu y el nuevo director técnico Luis Enrique, las políticas de fichajes continuaron con la tendencia “galáctica” iniciada con Ney. En las 3 temporadas siguientes (sanción de la FIFA de por medio) se compraron 15 jugadores gastando más de €350 millones. Entre ellos Luis Suarez, Rakitic, Turan, André Gomes, Alcácer, Umtiti, tres arqueros y más. Aquí es donde se ve, desde lo dirigencial, como el camino del “modelo Barcelona” se desvió. Ante las urgencias la decisión fue abrir la tesorería e ir al mercado por jugadores ya formados que aporten soluciones rápidas. Algunos importantes y otros con categoría de “buenos suplentes” a precios que parecen los que paga Florentino Pérez en Madrid sin vacilar. Algo cambió.

“Nuestro futbol es muy especial” dijo recientemente Piqué, cuánta razón. Si decimos que el futbol del Barcelona es único por su idea, también lo son sus jugadores que son quienes hacen al modelo. Son gente formada a partir de una pelota, a quienes no solo se les pide jugar bien, sino que sepan a lo que juegan y lo entiendan. Quienes se pongan la camiseta del Barça deben sentir esa manera de jugar. Esto es lo que sucede en La Masía. No es casualidad que prácticamente ningún jugador salido de allí se destaque exageradamente en ningún equipo que no sea el Barcelona.

Si el modelo dice que “la pelota es el centro del universo” el equipo necesita jugadores que la amen, la traten bien y la cuiden. Esto es lo que lleva a pensar al futbol de Barcelona como un idioma y no todos los jugadores pueden ser partícipes de ese idioma por muy buenos que sean, no sin deteriorar el lenguaje. Por eso es que quienes crecen en La Masía tienen un plus sobre cualquier foráneo. Por eso cuesta entender que la directiva en estas últimas tres temporadas, además de incorporar mucho, dejó ir jugadores claves para poder mantener la línea futbolística del equipo, como Thiago Alcántara y Cesc Fábregas sucesores naturales de Xavi y de un Iniesta al que su físico suele darle problemas. Ninguno de los futbolistas adquiridos tiene las cualidades de los dos mencionados y viendo que el problema no era el presupuesto, el máximo error estuvo en quienes reclutan y eligen los jugadores a incorporar. Por eso también, es que nunca se entenderá como dejaron que Toni Kroos se vaya para Madrid siendo un jugador con ADN Barça. Quizá una devolución de favores de la casa blanca por el caso Neymar. Además, podemos mencionar otros jugadores liberados que no son menos que los fichados y hoy aportarían al escaso juego como: Pedro, Tello, Bartra, Dani Alves, Munir, Samper. Todos demandaban más minutos, pero ahí está la labor de dirigencia y cuerpo técnico para mantener un plantel acorde a la idea y al juego. Un proyecto.

La crisis primero se ve reflejada en el juego y después en los resultados. La gran incógnita es ¿el cambio de idea y estilo que introdujo el actual DT en el futbol del Barcelona es intencionado? “Da la sensación de que a Luis Enrique le gusta más la verticalidad, puede ser para diferenciarse de lo anterior” dijo Menotti y así parece. Su equipo desde el nacimiento de la MSN está concebido para atacar con ellos tres, o lo que haga el 10. El tridente simplificó el estilo futbolístico del Barça, por esto es ahora un equipo de delanteros dejando de lado al de los mediocampistas que había formado Guardiola. La vida blaugrana gira en torno a Messi, Suarez y Neymar, ante rivales de jerarquía –y no tanto- le cuesta adueñarse y gobernar los partidos, un equipo al que ya no le alcanza con “ser el Barça” y no admite que ya no puede “ser el Barça” porque se olvidó de jugar, solo parece esperar a que una pelota llegue al 11, al 9 o sobre todo al 10 y a sacar del medio, un equipo de jugadas. Una realidad a la que los hinchas culés no se acostumbran porque asocian el triunfo a una forma perfeccionista de ver el futbol y no se identifican con el resultadismo, está mal visto.

Obnubilados por los tres delanteros, la directiva al igual que el técnico decidieron dejar el destino del equipo en las acciones de la MSN cuando lo que la filosofía del futbol del Barcelona  sugería era darle categoría de tridente indispensable a la MIB –Messi, Iniesta y Busquets- los últimos defensores del juego que quedan en el Camp Nou. Entonces, se perdió mucho tiempo, se olvidó el modelo como si todo estuviera resuelto y adoptaron uno similar al de Florentino en Madrid, donde La Masía pareciera no servir para proveer al 1er equipo ni de suplentes. De aquel Balón De Oro 2010 con Messi, Iniesta y Xavi en el podio, de aquel noviembre de 2012 cuando por primera vez en la historia Barcelona puso un 11 titular con todos sus jugadores formados en La Masía… a este presente. La madridizacion del Barça.

© 2017, www.centrojas.com. Todos los derechos reservados. Nos encanta compartir nuestro contenido: si copias algo de este blog, cita la fuente con un enlace completo a nuestro sitio y pon la cuenta de Twitter del autor si existiese. Si lo haces de otra manera te dedicaremos un post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.