Los mediocampistas, el mejor amigo del fútbol. Mensaje recibido en Madrid

Por Maxi Pagani (@Maxipagani8)

El planeta fútbol sabe de la atracción de Florentino Pérez, Pte. del Real Madrid, por las grandes figuras de este deporte y particularmente por los delanteros. Sin importar demasiado si el equipo los necesitaba, cualquier atacante que se destaque en algún lugar del mundo y ocupe mucho lugar en los medios de comunicación, el mandamás de la casa blanca parecía obligado a contratarlo. Desde el brasileño brasileño Ronaldo hasta Ruud Van Nistelrooy, desde Owen hasta Higuaín, pasando por Baptista, Saviola, Cassano, Benzema, Robinho y la lista podría seguir.

Pero en los últimos años su mirada e interés ha retrocedido en el campo de juego, dándose un cambio en su paradigma. En Madrid se comenzó a poner el foco en el centro de la cancha, entendiendo la importancia de los mediocampistas en el desarrollo del juego.

Agosto de 2012, se anuncia la compra de Luka Modric (por entonces de 25 años) lo que fue el primer eslabón de una cadena que iría encajando a la perfección. El croata llegaba para acompañar a Mesut Özil y Kaka, quienes nunca pudieron estar a la altura de lo que se esperaba de ellos, sobre todo por un DT (Mourinho) con ideas incompatibles que jamás sacarían lo mejor de ellos.

Quien arropó a Modric en el centro del terreno fue Xabi Alonso, con el que formaron una sociedad estupenda aprovechada al máximo en la siguiente temporada por Ancelotti. En junio de 2013 llega Isco (con 22 años), a pesar de que nunca fue un titular inamovible, su importancia es inversamente proporcional al tiempo que globalmente ha tenido en cancha desde su llegada.

Pero si hablamos del fútbol de los mediocampistas y su relevancia, el fichaje que colocó cada pieza en su lugar fue el del alemán Toni Kroos (de 24 años), un jugador que parece formado en La Masía y paradójicamente terminó en Valdebebas. Es el mayor ejemplo del nuevo modelo del fútbol alemán, un futbolista que comprende todo y lo ejecuta de una forma tan simple como inmejorable. Convierte pocos goles, casi no regatea, pero en torno a él gira el universo blanco.

Con las piezas alineadas dentro del campo, faltaba quien pueda pulirlas y potenciarlas desde el juego para no repetir errores del pasado. Con Ancelotti fuera, se apostó a Rafa Benítez, lo que quedó demostrado claramente fue un error y cuyo único mérito destacable es haber reincorporado al Brasileño Casemiro. Transcurrida la mitad de la temporada 15/16 Zinedine Zidane asume como DT, quien con un liderazgo silencioso da un salto de calidad al equipo merengue y todo comenzó a fluir lentamente. El francés demostró ser más afín a los jugadores con que contaba en la plantilla y a la idea que parecía tener Florentino, los mediocampistas al mando.

En esa temporada llegó la Champions, el bicampeonato en la siguiente, más La Liga y la idea se sigue afianzando. Tal es así que en ese lapso de tiempo Real Madrid fichó a Marco Asensio (21) la mayor promesa del fútbol español, Mateo Kovacic (23), Dani Ceballos (20) y Marcos Llorente (22). Todos mediocampistas coherentes con una idea de juego, con presente, pero sobre todo con enorme futuro.

Indudablemente quien más se ha visto favorecido con esta evolución en el juego medio del Madrid es Cristiano Ronaldo, un definidor implacable, a quien con el paso del tiempo se lo ve más cercano al arco rival y con mucha menos -casi nula- participación en el juego. Los medios construyen y él ejecuta  con un gran sentido de posicionamiento para estar siempre donde pide la jugada.

En la vereda opuesta a este crecimiento está -paradójicamente- el FC Barcelona, el club que por filosofía ha marcado en la última década el paradigma de los mediocampistas y tristemente se ha ido diluyendo. Una directiva confusa que desde el fichaje de Neymar en adelante desvío el camino y se encegueció con la MSN. Incorporando jugadores que nunca dieron un salto de calidad al equipo -más bien lo contrario- restaron importancia a los canteranos. Afortunadamente todavía están a tiempo de dar mayor participación a los nacidos en La Masía, esos jugadores comprenden el idioma Barça como ningún otro en el mundo porque fueron educados desde niños para jugar en el Camp Nou. Nombres como Denis Suárez, Sergi Samper, Carles Aleñá y el mismo Sergi Roberto deben tener más presencia en ese medio donde serán cobijados por Messi, Iniesta y Busquets.

La evolución del juego en el mediocampo del Real Madrid no sucedió de un día para el otro, muchos grandes jugadores quedaron en el camino, pero no es casualidad que haya sucedido después del majestuoso y memorable ciclo de Guardiola en Barcelona (2008-2012) esa etapa cambio la manera de ver el fútbol en todo el mundo, donde los mediocampistas son lo más importante y Florentino Pérez lo entendió perfectamente.

© 2017, www.centrojas.com. Todos los derechos reservados. Nos encanta compartir nuestro contenido: si copias algo de este blog, cita la fuente con un enlace completo a nuestro sitio y pon la cuenta de Twitter del autor si existiese. Si lo haces de otra manera te dedicaremos un post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.