El potencial que pide pista y está acá

En Argentina es común encontrarse con un fútbol el cual se basa en la variedad de capacidades, oportunidades y operaciones que hay en el mercado. Generalmente juega un rol importante la tienda internacional, donde las variables son casi infinitas y hay muchas esperanzas de encontrar ese prototipo de jugador accesible y determinante para el próximo torneo. 

Boca, por ejemplo, es aquel equipo que apuesta fuerte a ese tipo de política, donde considera que lo mejor está afuera mientras que lo de adentro es moneda de cambio o algún extraordinario descubrimiento. En River también aunque más flexible, ya que hubo casos excepcionales y aprietes de fechas lo cual lo obligaron a arreglarse con lo que la casa estaba cosechando. En esa casa estuvo Lanzini, Kranevitter, Funes Mori, Mammana, Chichizola, entre otros. Luego, aparecieron Driussi (quién recién pudo ser descubierto en su naturaleza en el último torneo, donde estuvo a un paso de irse a Vélez) y Martínez Quarta (también muy disconforme hasta que tuvo sorpresivamente su oportunidad). Racing por necesidad económica tuvo ventas interesantes de jugadores que mostraban condiciones pero el contexto no los contenía para explotar. Casos como Zuculini, De Paul, Vietto y luego Centurión con su éxito del torneo 2014. Ahora aflora Independiente que si se despega y bastante de ese tipo de método, ya que en su equipo titular una buena parte es sobre su propio mercado. Franco, Bustos, Benítez y Barco son los mejores ejemplos de un equipo el cual apostó a potenciar y jerarquizar su propio producto.

En definitiva, los equipos más vistos del país, con más posibilidades a enriquecer y fortalecer su propia materia prima terminan apostando a lo que otro equipo tiene o haya producido. Invirtiendo grandes cantidades de dinero en parte del pase, en un préstamo, en el sueldo correspondiente y demás. Cuando muchas veces la oportunidad de buscar, producir, explotar y vender está al alcance de la mano. Aunque parezca mucho contabilizar a los ya mencionados en el párrafo de arriba junto con jugadores recién vendidos como Acuña, otro a la espera como Pavón y tantos nombres que se nos pueden ocurrir, siguen siendo una pequeña parte del enorme semillero que es el país. Provincias, estancias, villas, sectores altos de la sociedad, en todos los lugares habitan proyectos y “pichones de cracks”.

Es común encontrarse con lastimosos y ya reiterados casos de jugadores que son formados, educados e idealizados por una política de un determinado club pero luego no pueden aplicarla en el terreno de juego por falta de oportunidades. Jugadores que terminan siendo parte de pago de una venta, o es una venta concretada que aún no pudo ni contar con minutos oficiales. Y también casos como ser cedidos a otros clubes de Argentina y terminando siendo adaptados a otra idea que fueron mamando en las inferiores.

Argentina debe ser agroexportadora con sus jugadores y sustitutiva de importaciones en el mercado internacional. Ojo, no significa que no haya que incorporar y reforzar el equipo con jerarquía ajena. Es sano de hecho para la diversidad cultural y las herramientas que puede dar un jugador ya sea colombiano, chileno, paraguayo o de otra nacionalidad que vive un fútbol de forma diferente. Pero sin duda que el cupo debe ser limitado, dando prioridad a lo que la casa tiene. Fortaleciendo e incentivando el producto juvenil que aparecieron, aparecen y aparecerán durante largo tiempo. Porque los tiempos pasan, pero el vientre materno sigue siendo una garantía de éxito en este país que cosecha jugadores que luego pasan a los grandes libros. La chance puede ser hoy o mañana, pero dejemos de especular y desperdiciar el talento.

Cuidar al pibe y educarlo. Menotti junto con el Loco Houseman

Cuidar al pibe y educarlo. Menotti junto con el Loco Houseman

© 2017, www.centrojas.com. Todos los derechos reservados. Nos encanta compartir nuestro contenido: si copias algo de este blog, cita la fuente con un enlace completo a nuestro sitio y pon la cuenta de Twitter del autor si existiese. Si lo haces de otra manera te dedicaremos un post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.