Jurgen Klopp, una idea más allá del “gegenpressing”

Con el objetivo de realizar un seguimiento al Liverpool de Klopp a lo largo de esta temporada, vamos a analizar, primero, lo que mostró en la Premier League 2016/2017.

El equipo finalizó cuarto, detrás del campeón Chelsea, el Tottenham de Pochettino y el Manchester City de Pep.

Pudimos ver un equipo que en los grandes partidos tuvo buenos resultados: en la tabla de los “6 grandes” estuvo invicto: ganó 5; empató 5; y no perdió.

Lo que más se vio en la pasada Premier League fue un equipo muy vertical que, si bien a veces atacaba con paciencia saliendo desde atrás, no tenía problema en ceder la posesión de la pelota.

Buscaba poblar el centro del campo tapando las líneas de pase interiores, dejando que el rival juegue hacia las bandas para luego presionarlo inmediatamente . Muy importante las “trampas” de presión, y los movimientos hacia atrás por parte de los delanteros. Si el rival jugaba en largo, sus 3 mediocampistas trataban de ganar la segunda pelota. Sus defensores centrales se destacaron por tener un buen juego aéreo.

Si bien hay equipos que prefieren asegurar la posesión con pases hacia atrás luego de recuperar la pelota (generalmente hacia el arquero o defensores centrales), con el Liverpool de Klopp podemos ver que en la transición ofensiva se busca la verticalidad. Es decir, se quiere aprovechar el desorden del equipo rival con movimientos rápidos y combinaciones de pases cortos. Cuando la recuperación se da cerca del área de los “reds” podemos ver grandes contraataques.

Sin embargo, hay situaciones en las que el rival tiene gran cantidad de jugadores cerca de la zona de recuperación, por lo que se vuelve inevitable el pase hacia atrás. En el siguiente video vemos dos situaciones en las que se recupera la pelota. En la primera, el rival se encuentra replegado, y en la segunda hay espacio para contraatacar.

En las transiciones defensivas podemos ver un gran compromiso por recuperar la pelota lo antes posible cerrando los espacios, poblando la zona del balón. La ventaja de este equipo es que defiende con los 10 jugadores activamente, ya que los tres delanteros son fundamentales a la hora de recuperar (a diferencia de otros equipos con delanteros con poca participación a la hora de la recuperación).

En ataque su juego dependía principalmente de dónde presionaba su rival. La prioridad era salir desde atrás y llegar al área rival con muchos jugadores, aunque también pudimos ver un muy buen juego directo.

Ante rivales que presionaban alto, se buscó un juego directo de pases largos al delantero centro. Cuando ganaba el duelo aéreo, este pasaba a sus compañeros de frente al arco y buscaban finalizar rápidamente. Muchas veces se incorporaban los mediocampistas desde atrás. Cuando se perdía el duelo aéreo se trataba de ganar la segunda jugada.

Si el rival se encontraba replegado, se atacaba con mas paciencia y sin tanta verticalidad.

Un jugador que fue clave para Klopp es Sadio Mané: explosivo, potente, veloz. Muchos goles fueron gracias a su aporte en la presión y a sus desmarques. El senegalés, que fue dirigido por Roger Schmidt en el Red Bull Salzburg, encajó perfectamente con el estilo de juego pretendido por el técnico alemán.

¡Esto recién empieza! Cualquier sugerencia será bienvenida.

En el siguiente artículo estaremos analizando el comienzo de la temporada 17/18 y sus principales partidos.

Hasta la próxima.

© 2017, www.centrojas.com. Todos los derechos reservados. Nos encanta compartir nuestro contenido: si copias algo de este blog, cita la fuente con un enlace completo a nuestro sitio y pon la cuenta de Twitter del autor si existiese. Si lo haces de otra manera te dedicaremos un post.

1 opinión en “Jurgen Klopp, una idea más allá del “gegenpressing””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.