La tecnología que sigue en Stand By

En el mundo actual es común entrar en un manto de sospechas por cualquier tipo de motivos que nos involucren. Sea un negocio, emprendimiento, trabajo o mismo en un deporte. El fútbol justamente es un evento que además de ser deportivo es industrial. Millones son los que se mueven, inmensas son las inversiones y desesperadas son las actitudes por las cuales se busca el resultado a como de lugar. De hecho, varios sucesos marcaron una impronta en el fútbol como el descenso de la Juventus producto de arreglos arbitrales en la liga.

Muchos deportes apostaron a la pureza y con ello dependieron de la elaboración de sistemas de alta tecnología para despejar dudas que el partido generaba. A continuación, los mismos que la disponen (Fuente: fútbol.as.com):

Fútbol Americano: Se utiliza desde 1986

La NFL introdujo en 1986 un sistema de repetición de jugadas, lo quitó en 1992 y recuperó en 1999. Los árbitros tienen 60 segundos para visionar jugadas y tomar una decisión.

Rugby: Hay video desde 1996

En el rugby a trece hay vídeo desde 1996 y en el de a quince se creó la figura del oficial televisivo en 2001. Se utiliza en acciones de ensayo. El año pasado ampliaron sus competencias.

NBA-Euroliga: revisión en televisión

Los árbitros de la NBA pueden visionar jugadas dudosas en los últimos minutos.

Criquet: Tercer juez desde 1992

El tercer umpire (árbitro) televisivo se instituyó en 1992 y dispone de alta tecnología para tomar decisiones. Los jugadores, como en tenis, pueden pedir su participación.

Tenis: Ojo de Halcón en 2005

La ATP aprobó en otoño de 2005 la utilización del Ojo de Halcón y desde entonces se utiliza en torneos donde la pelota no deja huella. La generación de la imagen tarde pocos segundos.

Pero el fútbol aún sigue discutiendo si el uso genera distorsión en el desarrollo del juego o si verdaderamente es un arma sumamente importante.

Para reprimir esas sospechas permanentes (justificadas por grandes y avergonzantes antecedentes) se está trabajando en el desarrollo tecnológico que sirva como “brazo de Dios” para

solucionar lo que en algún momento pasó de largo. Sea una mano en un mundial, un penal dudoso o un gol fuera de lugar.

Primero fue el GoalRef, aprobado en 2012, el cual aplica el uso tecnológico ante únicamente si la pelota ingresa o no al arco. Mediante sensores en los palos y un chip en la caprichosa, se puede detectar instantáneamente si una pelota pasó toda la línea del arco o no. El éxito del mismo fue notable.

Pero la incertidumbre llegó cuando la tecnología pasó a abarcar todas las escenas del juego. Desde una falta a un off side. Para ello se sigue trabajando y poniendo la puesta en escena con el equipo llamado VAR o video arbitraje. Se empezó a utilizar con el partido Francia-España de la Euro y la intención es pulirlo para que llegue a Rusia 2018 ya con todos sus secretos y conceptos.

Sin embargo, no fue el mismo éxito que en otros casos porque en si hubo situaciones que todavía marcaron dudas sobre cómo se accionaron. Hace poco se jugó la Supercopa de Holanda entre Feyenoord y Vitesse y una jugada dejó un margen de dudas.

El Feyenoord ganaba 1-0 y en la jugada se ve que en una situación defensiva ocurre una jugada muy dudosa donde un jugador de su equipo provoca un penal, el árbitro dejó seguir la jugada y el equipo contraatacó y terminó marcando el segundo gol. Luego de esto el árbitro parecía anular el gol por un claro offside, pero se dirigió hacia una pantalla donde pudo visualizar todo el trayecto de la jugada, y al ver el penal previo al contraataque y el gol, decide cobrarlo y amonestar al jugador que lo provocó. De estar 2-0, pasó al instante a estar 1-1.

Algo parecido ocurrió en el mundial sub 20 donde a Uruguay le cobraron un penal a favor inexistente frente a Italia. El árbitro, sin ver la jugada reiterada, fue avisado por sus asistentes y terminó cobrando lo que ellos le marcaron. Por ende, perdió la autoridad que le pertenece como primer árbitro.

Con otros matices, en la final de la Copa Confederaciones el defensor Gonzalo Jara el pegó un codazo a Timo Werner. El árbitro frenó el encuentro y se acercó a la pantalla para ver la repetición varias veces. Y luego de determinados minutos finalmente decidió amonestar al jugador, cuando claramente se vio una jugada desleal exenta a disputar la pelota.

Con todos estos ejemplos, queda claro que todavía no hay una regulación clara sobre cómo debe ser la utilización de este nuevo desarrollo innovador. El caso de Feyenoord por ejemplo marca que hubo una total desnaturalización del juego, porque dentro de una jugada hay semi jugadas o detalles que con el tiempo y la dinámica pasan y quedan a segundo plano. Y lo que ocurrió fue falta de cintura, de velocidad para detectar el penal o al menos para frenar la jugada y terminar el margen de dudas y no dar continuidad a la nueva jugada que derivó en un gol. Lo mismo para otro caso como en el penal. Habiendo terminado la jugada en saque de arco: ¿No había un margen para rever esa jugada que marcaba un penal contra Silva?

En si hay un debate que se puede dar sobre si debemos seguir confiando en el instinto analítico de un árbitro o no. Si necesitamos permanentemente chequear una acción o simplemente varias acciones quedan a interpretación del protagonista que corre y tiene los 2 ojos en el campo.

Lo claro es que hasta ahora quedan muchas dudas sobre cómo se debe utilizar este mecanismo, como aprovechar esa ventaja de tener todo grabado en los cómputos, como llevarlo a cabo sin desnaturalizar el juego y alterarlo en jugadas anteriores. Como hacer que el fútbol siga siendo fútbol con justicia tecnolo-divina. Ahí está la cuestión.

Matías Quaranta

© 2017, www.centrojas.com. Todos los derechos reservados. Nos encanta compartir nuestro contenido: si copias algo de este blog, cita la fuente con un enlace completo a nuestro sitio y pon la cuenta de Twitter del autor si existiese. Si lo haces de otra manera te dedicaremos un post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.