1. Diario de campo de un entrenador de fútbol

En todos lados puede haber un entrenador

Photo courtesy of turoczy(CC Attribution)

Si bien es fácil olvidarse de ello, la inmensa mayoría de los jugadores de fútbol profesional que nos encandilan por la tele empezaron a jugar de pequeños. Poco después de aprender a caminar, aprendemos a patear un balón. Los buenos y los malos, los gordos y los flacos, los niños y las niñas, los atléticos y los sedentarios, todos, alguna vez, nos divertimos pateando una pelota con amigos.  

Cuando algunos de esos niños comienzan ese camino de más de 10 años hasta que al fin los vemos (a una ínfima parte de ellos) en un campo profesional de fútbol, son generalmente entrenados por chicos anónimos, que hacen un gran sacrificio movidos por la pasión, por el amor al deporte y las enseñanzas que este puede transmitir.

En el fútbol vemos cosas buenas y cosas malas, cosas divertidas y cosas tristes pero, en el fondo, nos deja muchas enseñanzas que su cultura va transmitiendo a lo largo del tiempo. ¿Qué piensa y cómo llega a dedicarse a esta profesión un entrenador adolescente? La siguiente es la entrega en capítulos de las reflexiones diarias que uno de estos entrenadores ha ido volcando a lo largo de años en un diario personal. Hoy, está orillando los 30 años de edad pero vamos a empezar por sus comienzos como entrenador púber…

2004 – 2006 Inicios…

Algunos amigos de mi barrio, de mi edad (14) o unos años menos, jugaban a fútbol sala los sábados en la Liga Comarcal. Decidimos empezar a hacer dos entrenamientos semanales, ya que salíamos todos los días toda la tarde a jugar a la calle. Así, teníamos un nuevo aliciente para llenar las horas en la vieja pista de fútbol sala del barrio y en el campo de fútbol. No sé por qué, pero decidí ser el entrenador y desde el primer momento supe que me gustaba. Recuerdo que hacíamos entrenamiento los lunes y los miércoles, la hora de inicio dependía de la luz del sol. Los lunes íbamos al campo de fútbol once, estaba abierto, sin rejas ni vallas y era un lugar al cual también acudíamos mucho casi en cualquier día de la semana. Ese día, trabajábamos ‘físico’ pero siempre de manera conjunta con el balón. Me hace gracia recordar lo de ‘hoy toca físico’ pero era tal cual. Los miércoles íbamos a la pista de fútbol sala y entrenábamos situaciones más propias del juego. Podéis imaginar qué situaciones…tiros, remates de cabeza, partidos, regates… era entretenido. Los sábados jugábamos liga contra otros pueblos. Tenemos todos los amigos del barrio grandes recuerdos de estos momentos. Más adelante adjuntaré imágenes escaneadas de hojas de entrenamientos, listas de asistencias etc…incluso, recurrimos dos partidos por alineación indebida del rival. Tengo ese documento y lo pondré aquí cuando pueda. 

Próxima entrega: 2. 2006 -2007 Jugando en Juvenil Nacional y echando de menos el ser entrenador…

© 2018, www.centrojas.com. Todos los derechos reservados. Nos encanta compartir nuestro contenido: si copias algo de este blog, cita la fuente con un enlace completo a nuestro sitio y pon la cuenta de Twitter del autor si existiese. Si lo haces de otra manera te dedicaremos un post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.