¿Qué es jugar bien en el fútbol base – fútbol formativo?

Primero quiero aclarar que vamos a hablar de fútbol base – fútbol formativo y no del fútbol de competición-alta competición, fútbol en el cual el jugar bien daría (y da) para muchas preguntas y respuestas muy abiertas. Hablemos de fútbol base, dejando en este texto la palabra fútbol sin adjetivos. A su vez, me gustaría aclarar que el pensamiento de un entrenador debe evolucionar, así que este texto que ahora escribo, en el cual vuelco mi pensamiento actual, puede que, ya no en semanas o días, sino en horas, haya cambiado tras haber dialogado o conversado con diferentes personas y mis connotaciones sobre el tema sean distintas. No creo en pensamientos e ideas cerradas en el fútbol, así que animo a quien quiera a charlar conmigo sobre el contenido para hacernos evolucionar mutuamente.

Ante todo hablemos de que creo que no se puede planificar ni vivir el presente sin mirar atrás. Dónde estamos y hacia dónde necesita crecer el jugador. No hablo de etapas. Se entiende por etapas la división por edades, entonces quiero aclarar que los momentos no se refieren a las etapas. ¿En qué momento se encuentra el jugador? Porque hay benjamines que tienen más capacidades que algunos alevines, entonces nos equivocaríamos pensando que todos los benjamines han de hacer x cosa, los alevines otra, ir sumando contenidos cerrados año a año para así ir fabricando jugadores según la etapa (división) en la que se encuentran. No. Cada jugador tiene su momento actual mirando a su pasado, presente y posible futuro y no depende de esas etapas el saber qué cualidades tienen.

Entonces: jugar bien en el fútbol base- fútbol formativo sería respetar el momento en el que se encuentra el niño, mirando a su pasado para hacerle crecer en el presente pensando en el futuro. Cada equipo tiene su contexto no ya dentro de su competición, sino dentro de su club, entonces no creo en procesos lineales y cerrados de crecimiento. Como bien sabemos todos, hay quintas que pueden ser capaces de ganarles a la quinta superior de un año más y por tanto, al revés (de ser capaces de perder con un año menos) entonces, ¿por qué cerrar los contenidos y planificaciones cuando cada grupo es distinto?

¿Cómo respetamos entonces el momento actual? Como he dicho antes, analizando lo que hay ahora mismo. Qué capacidades y elementos le puedo pedir al niño y cuáles no y a partir de ahí, diseñar lo que queremos mejorar/añadir/potenciar. No puedo exigir a un niño que identifique espacios interiores si primero no saben controlar adecuadamente la pelota para lograr estar en condiciones de poder combinar en dichos espacios con los compañeros mediante pases. Esto depende de mucha observación y análisis desde cierta distancia como entrenador, y sobre todo, depende muchísimo de no jugar a ser entrenadores sino ayudantes del crecimiento del niño. Porque si nos obcecamos en hacer cosas bonitas con muchos colores y materiales y creernos que lo estamos haciendo muy bien porque en la planificación de contenidos queda todo precioso, nos estamos ayudando a nosotros mismos y no al jugador a crecer/potenciarse en su momento actual.

Resumiendo: jugar bien a fútbol base – fútbol formativo es respetar el momento del niño ( y no su etapa/categoría) sabiendo de dónde viene, su actualidad futbolística y su posible potencial.

© 2018, www.centrojas.com. Todos los derechos reservados. Nos encanta compartir nuestro contenido: si copias algo de este blog, cita la fuente con un enlace completo a nuestro sitio y pon la cuenta de Twitter del autor si existiese. Si lo haces de otra manera te dedicaremos un post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.