El Talento en fútbol ¿Innato?

the old maradona

Photo courtesy of Rosino(CC ShareALike)

Primero deberíamos aclarar que cuando hablamos de talento en fútbol nos referimos a las habilidades que desarrollamos en un jugador para resolver ciertas situaciones que se presentan en el juego.

Como se sabe, en biología, lo único que se puede mejorar son las capacidades  (fuerza,  velocidad, resistencia y la flexibilidad). Las habilidades o el talento se adquieren, ¿Cómo? Estoy seguro que, si le preguntan a los grandes jugadores de toda la historia cómo aprendieron a jugar al fútbol la respuesta, generalmente, unánime, va a ser “en el barrio”, “en la calle”, “en el potrero”, “en el patio”, etc. Una infinidad de respuestas, de este estilo, nos lleva a una conclusión: el contexto.

No existe mejor maestro para la adquisición de talento que el contexto y para que éste se desarrolle son muy necesarios los compañeros, los amigos, los “Rivales”.

Entre las teorías Darwinianas (la evolución) y Lemarckianas (el medio) se sabe que si se ponen dos células con el mismo contenido de ADN en diferentes lugares se desarrollan de una manera diferente. Por lo tanto, en los países donde este tipo de juego libre se hace tienden a aparecer jugadores con un talento superior. Es el caso de Sudamérica, donde es muy común ver a jugadores con habilidades muy marcadas y desarrolladas.

Como formadores o entrenadores de fútbol es necesario fomentar este tipo de contextos, primero incitando a los jóvenes a jugar al fútbol de forma lúdica y divertida, y segundo, cuando recibimos a los niños en nuestro club, no olvidar por qué ese niño se acercó al futbol. Recrear los ambientes donde ellos adquieren esas habilidades es una tarea fundamental y potencia la histórica característica del jugador sudamericano que tiene un diferencial talento en fútbol, enmarcarla dentro de un proyecto de un club, también es vuestro trabajo.

No hay una fórmula mágica en el fútbol, ​​pero si hay algo primordial a la hora de enseñar, esto es el juego, nunca debemos perder de vista esto, es una herramienta fundamental, desde los inicios del jugador hasta la etapa final, y deberá ser tarea del entrenador respetar las etapas madurativas para adaptar este juego al alumno / jugador. Reducir, aumentar espacios y / o participantes es una estrategia útil en cualquier etapa y nunca se pierde la esencia del juego.

Por último, no olvidar una palabra clave a la hora de enseñar: guía. Como formadores, es nuestro deber, intervenir lo justo y necesario, sobre todo, en etapas iniciales, recordar que los mejores maestros para que los niños desarrollen ese talento son ellos mismos y nosotros debemos ayudarlos.

© 2018, www.centrojas.com. Todos los derechos reservados. Nos encanta compartir nuestro contenido: si copias algo de este blog, cita la fuente con un enlace completo a nuestro sitio y pon la cuenta de Twitter del autor si existiese. Si lo haces de otra manera te dedicaremos un post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.