7. Diario de campo de un entrenador de fútbol

Watching the match.

Photo courtesy of rpscott123(CC No Derivatives)

V 23-03

Comienzo la tarde con uno de los benjamines. Me doy cuenta de varias cosas que anoto en la libreta:

  • Hay que ignorar los brazos levantados de los niños o cuando ponen la mano para recibir un balón en el momento en el que el entrenador reparte los balones. Así se les enseña a ser pacientes y respetar a los demás.
  • Los niños “buenos” o “inteligentes” se mueven más cuando juegan con el balón y engañan más al oponente. No sólo consiste en regatear.
  • Los niños a los que no les interesa el juego buscan cualquier excusa para pararse. Les da igual aburrir y aburrirse. 
  • También relaciono que cuando éstos se quitan el balón rápido, no es siempre por miedo, sino por falta de talento, cuando muchas veces pensaba que era al revés.

Sigo la tarde con el Juvenil.

Viendo el entrenamiento algo más fuera, me doy cuenta de que, en un ejercicio, explicar lo posterior, perjudica a lo primero que se va a desarrollar.

Veo que con este grupo se pueden divertir y buen ambiente haciendo bien las cosas. El entrenador de fútbol ayuda a ello.

En centros y remate, se piensa que es al revés pero no. Es más importante el rematador que el centrador. El centrador ha de controlar y centrar. El que ha de temporizar y llegar en el momento adecuado es el rematador.

S 24-03

Comienzo una mañana en la que ayudaré a un amigo del club, que tiene 3 partidos seguidos de benjamines ( uno de ellos es su equipo) por ausencia personal justificada de los otros entrenadores. Al llegar al banquillo, un chico me responde que “está genial”. Buena labor previa de su entrenador de fútbol , que logra que el chico responda eso un sábado.

Me doy cuenta de que los entrenadores, tarde o temprano, sacamos lo que somos.

Converso con los árbitros y me doy cuenta de que ellos también disfrutan con el buen juego y comportamiento de los niños. Uno de los árbitros tiene la costumbre de hablar con los equipos antes de saltar al campo. Él les recuerda algunas cuestiones y los niños le hacen preguntas. Ayuda a normalizar su relación, aún con el riesgo de que algunas cosas que les ha aclarado a los niños después se le vuelva en contra.

Hablo con el coordinador sobre nuevas ideas acerca de la escuela y acabo la mañana viendo al Infantil División Honor en el cual está debutando un jugador de mi equipo , con un rendimiento bastante bueno, si bien me doy cuenta de que apenas se comunica en el campo con sus jugadores cercanos, cosa que suele hacer también con nosotros.

© 2018, www.centrojas.com. Todos los derechos reservados. Nos encanta compartir nuestro contenido: si copias algo de este blog, cita la fuente con un enlace completo a nuestro sitio y pon la cuenta de Twitter del autor si existiese. Si lo haces de otra manera te dedicaremos un post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.