1. Diario de campo de un entrenador de fútbol

En todos lados puede haber un entrenador

Photo courtesy of turoczy(CC Attribution)

Si bien es fácil olvidarse de ello, la inmensa mayoría de los jugadores de fútbol profesional que nos encandilan por la tele empezaron a jugar de pequeños. Poco después de aprender a caminar, aprendemos a patear un balón. Los buenos y los malos, los gordos y los flacos, los niños y las niñas, los atléticos y los sedentarios, todos, alguna vez, nos divertimos pateando una pelota con amigos.  

Cuando algunos de esos niños comienzan ese camino de más de 10 años hasta que al fin los vemos (a una ínfima parte de ellos) en un campo profesional de fútbol, son generalmente entrenados por chicos anónimos, que hacen un gran sacrificio movidos por la pasión, por el amor al deporte y las enseñanzas que este puede transmitir.

En el fútbol vemos cosas buenas y cosas malas, cosas divertidas y cosas tristes pero, en el fondo, nos deja muchas enseñanzas que su cultura va transmitiendo a lo largo del tiempo. ¿Qué piensa y cómo llega a dedicarse a esta profesión un entrenador adolescente? La siguiente es la entrega en capítulos de las reflexiones diarias que uno de estos entrenadores ha ido volcando a lo largo de años en un diario personal. Hoy, está orillando los 30 años de edad pero vamos a empezar por sus comienzos como entrenador púber…

2004 – 2006 Inicios…

Algunos amigos de mi barrio, de mi edad (14) o unos años menos, jugaban a fútbol sala los sábados en la Liga Comarcal. Decidimos empezar a hacer dos entrenamientos semanales, ya que salíamos todos los días toda la tarde a jugar a la calle. Así, teníamos un nuevo aliciente para llenar las horas en la vieja pista de fútbol sala del barrio y en el campo de fútbol. No sé por qué, pero decidí ser el entrenador y desde el primer momento supe que me gustaba. Recuerdo que hacíamos entrenamiento los lunes y los miércoles, la hora de inicio dependía de la luz del sol. Los lunes íbamos al campo de fútbol once, estaba abierto, sin rejas ni vallas y era un lugar al cual también acudíamos mucho casi en cualquier día de la semana. Ese día, trabajábamos ‘físico’ pero siempre de manera conjunta con el balón. Me hace gracia recordar lo de ‘hoy toca físico’ pero era tal cual. Los miércoles íbamos a la pista de fútbol sala y entrenábamos situaciones más propias del juego. Podéis imaginar qué situaciones…tiros, remates de cabeza, partidos, regates… era entretenido. Los sábados jugábamos liga contra otros pueblos. Tenemos todos los amigos del barrio grandes recuerdos de estos momentos. Más adelante adjuntaré imágenes escaneadas de hojas de entrenamientos, listas de asistencias etc…incluso, recurrimos dos partidos por alineación indebida del rival. Tengo ese documento y lo pondré aquí cuando pueda. 

Próxima entrega: 2. 2006 -2007 Jugando en Juvenil Nacional y echando de menos el ser entrenador…

¿Eres un millennial futbolístico?

El arma del millennial futbolístico

Photo courtesy of William Hook(CC ShareALike)

¿Eres un millennial futbolístico*? ¿Eres capaz de mirarte al espejo y responder con sinceridad a esta encuesta para revelar tu verdadero perfil de opinador sobre el deporte más popular del mundo?

*Un millennial futbolístico es alguien que desde el sofá de su casa es capaz de dar lecciones sobre estrategia a Pep Guardiola y consejos sobre manejo de grupos a Cesar Luis Menotti, y exigir un tono más aguerrido a Guillermo Barros Schelotto (todo a la vez y en diferentes foros)

Responde a las siguientes preguntas y te daremos un diagnóstico al final:

Messi, seleccion argentina, la paradoja del agujero negro

Messi es el agujero negro de la seleccion argentina

Photo courtesy of JamesBond0071(CC ShareALike)

A Jorge Sampaoli se lo ha acusado de dar demasiados bandazos, de no haber respetado sus ideas, de no haber puesto en el campo de juego un equipo que expresase el concepto de fútbol que sabemos que tiene.

Si valorásemos los síntomas, lo que meramente se ve (desde el sofá de casa todo es mucho más explicable, la tiranía del mando a distancia es impune), qué podemos deducir? Diría que si bien es evidente que Sampaoli no ha logrado resolver el dilema de contar con el mejor jugador del mundo (y tal vez de la historia) y aprovechar sus capacidades al máximo en sus escasos meses al frente de la seleccion argentina, permítanme decir que tampoco lo ha logrado ninguno de sus antecesores. Entonces, en vez de pedir la cabeza del entrenador, por qué no reflexionar sobre qué puede haber pasado, y sigue pasando, para que un grupo de entrenadores de máximo nivel encuentren siempre el mismo obstáculo.

Contar con Lionel Messi en un equipo de fútbol es el primer factor necesario para anular gran parte de la sorpresa: propios y extraños, rivales y compañeros, ponen freno a su iniciativa (para atacar o defender) sabiendo que, al final… todo va a pasar por Messi. Jugar contra la seleccion argentina con Messi es para los rivales como jugar a las cartas en una mesa donde el que tiene el Poker de Ases en vez de ocultarlo, lo exhibe boca arriba sin pudor. De forma casi automática, se anulan multitud de opciones. Un compañero de Messi piensa, “para qué voy a desmarcarme como un animal, si mi compañero que va con la pelota por el otro lado no me ve… o si me ve, en realidad está esperando a ver qué hace Messi para canalizar el juego por ahí”. Otro, ve que los rivales lo marcan pero como al tanteo, y medita “podría usar estos 3 metros de ventaja que me dio el que me marca pero, para qué? Si tanto mi marcador como yo estamos esperando a ver qué hace Messi? Si amago desmarcarme NO ME HACEN NI CASO, no puedo engañar a nadie. Para ser más amenazante que Messi tendría que estar parado a 1 metro de la línea de gol, abajo del arco, sin estar en offside, libre de marca y en línea de pase de Messi (sí, de Messi, porque si la pelota la tiene Higuaín, el Kun u otro atacante ya sabemos que todos estaremos esperando a ver cuándo se la dan a… Messi).

Oíd mortales el grito

El grito de la gaviota - Seagull scream

Photo courtesy of Dani_vr(CC ShareALike)

Los argentinos somos exagerados. En general, gritamos. En vez de explicarnos, demostramos que tenemos la razón. En todo intercambio de opiniones, el 90% del esfuerzo será destinado a sofocar al otro con la contundencia (onanística) de nuestras ideas, y el restante 10% lo usaremos para que crea que las suyas nos interesan. Un pepino. “¿A mí me vas a venir a explicar?” “Yo te voy a decir cuál es la verdá de la milanesa…” 

Desde hace varios años, cuando el mejor analista político de los 90 introdujo los insultos y sandeces en su discurso televisado “porque así habla la gente, boludo”, se abrió en la televisión argentina la veda que mantenía cierto decoro. El periodismo futbolístico (se lo confunde con el deportivo demasiado a menudo) no podía dejar de sentarse a la mesa escatológica sin sus cubiertos de plástico. 

Las veladas de “especialistas” que comentan los devenires del fútbol argentino fueron siendo invadidas, sin vuelta atrás, por hombres grandes que gritan. Como es muy difícil saber si el público reacciona en tiempo real a sus estertores, estos profesionales se dedican a gritarse entre sí, en prime time.

“ Cobras 100 pesos por mes, gil“ entró gritando el último comensal a la fiesta, y el escenario perfecto estaba listo para Rusia 2018.

Un sentir común es compartido entre estudiosos, estadistas y miembros del ambiente histórico del fútbol : la mitad de lo que pasa en un partido de fútbol depende del azar y sin embargo, los sabiondos satelitales analizan y elaboran leyes cósmicas indiscutibles, basadas en fenómenos que dependen de una desviación de medio grado a lo largo de un balonazo de 50 metros.

El grito, protagonista principal en esta foto simplista del deporte complejo que es el fútbol, sigue reemplazando a la reflexión. Escuchar las razones de los protagonistas es algo que podemos posponer lo que haga falta, total, a los gritos, podemos seguir difundiendo un mensaje incendiario. Por debajo del ruido, uno que llegó gritando, gritó en la línea de cal a propios y extraños y luego enmudeció, se fue silbando bajito, sin nada que contar. Estuvimos 4 años esperando para jugar 4 partidos, la realidad baja un mensaje que el grito no deja escuchar, y si no nos callamos de una vez nosotros mismos, nos miramos al espejo y asumimos que así no podemos seguir, estaremos 4 años más gritando tanto que ni nosotros sabremos qué quisimos decir.

Guardiholan & Houlinho

“Una de las virtudes de los entrenadores es la flexibilidad. No enamorarse de su propia idea. Pero a la vez uno tiene que enamorarse para convencer. Hay una mezcla de humildad para no ser soberbio y no cambiar de idea; y una necesidad de convicción para defender las ideas que eligió”, expresó Marcelo Bielsa el 8 de mayo de 2017 en una charla que brindó en Brasil. La reflexión se originó luego de una pregunta sobre Jorge Sampaoli, actual DT del seleccionado argentino. También, el pensamiento del ex entrenador del Olympique de Marsella se ajusta para el primer semestre de Ariel Holan y su Independiente.

Sin desatender el contexto, con un altísimo conocimiento sobre el club en el que desembarcó el 30 de diciembre de 2016, Holan comprendió los asuntos importantes y resolvió los aspectos urgentes. La manera de sentir el fútbol del ex estratega de Defensa y Justicia coincide con la de Independiente. Sin embargo, por necesidad, tuvo que mutar o disponer de mayor flexibilidad para solucionar los partidos que se le presentaron.

Independiente tuvo una escasa rentabilidad en el inicio de Holan al frente del equipo. En sus primeras tres presentaciones (Liga y Sudamericana) había hecho solamente un gol, y de tiro libre. Sin embargo, los goles aparecieron todos juntos. Fue 0-5 ante Patronato. El Rojo varió su estrategia, gobernó el partido y triunfó. Aparecieron nuevos matices y otros recursos. La victoria, que se hizo desear, dejó de ser una urgencia. La velocidad del tridente de volantes ofensivos fue demoledora. Con espacios, y de contraataque, Rigoni, Barco y Martín Benítez mostraron todo su repertorio. Holan o “Houlinho” leyó el entorno, acertó con el criterio y guió al elenco de Avellaneda a una nueva faceta para destrabar sus compromisos.

 

El Rojo se mostró muy práctico en muchos encuentros. Resignó tenencia para maximizar los recursos de sus atacantes. Aunque, paulatinamente, volvió a las fuentes. Un club como Independiente lo exige y su actual DT lo promulgó a lo largo de su trayectoria. El camino, ya menos sinuoso, ayudó a complementar estilo y resultados. Holan empezó a convencer. Por lo tanto, existen menos palos en la rueda.

En consecuencia, los comportamientos de ataque que sirvieron como soporte para amoldarse a la historia de Independiente también fueron comandados por Holan. Amplitud máxima, incorporación de futbolistas desde las primeras líneas para generar superioridad y calidad numérica. Profundidad ofensiva para obtener ofertas de pases. Y además, un rasgo distintivo, que se aleja de lo táctico y se vincula con lo emocional: ¡paciencia! El juego colectivo serenó a las individualidades. El equipo asumió el compromiso de la iniciativa y dejó de ser un inconveniente grupal.

Las pruebas que evidencian el incremento de los medios para llegar al objetivo, versión “Guardiholan”:

Hasta ahora, a lo largo de la estadía de Holan en el Rojo, quedó comprobado que el entrenador que contrató Independiente cumplió con su palabra. La solución está en la capacidad y en la relación entre cuerpo técnico, jugadores, dirigentes e hinchas. 

El DT del Diablo rompió récords y exhibió una multiplicidad de matices que favorecieron la superación de obstáculos. Ni Pep ni Mou. Todos los caminos conducen a Holan.

“Un ascenso importante por la forma que jugamos”

Por Ulises Barbera 

En Centrojás tuvimos la posibilidad de hacerle una entrevista a un jugador clave en el ascenso de Argentinos Juniors, Alexis Mac Allister, tiene 19 años, nacido en La Pampa e hizo las inferiores en el bicho.

-¿Qué valor tiene este ascenso teniendo en cuenta que significó la ruptura de ciertos mitos que portaba la categoría?

Si, la verdad que fue un ascenso muy importante. Primero por lo que significa el club para mí, que siempre me dio todo, es una familia. Y segundo por la forma en la que jugamos, hemos roto mitos que decían que en esta categoría no se puede jugar bien al fútbol, y estamos contentos con eso porque desde chiquitos que venimos teniendo un fútbol muy vistoso en las inferiores de este club y por suerte ha venido un técnico que le gusta todo eso.

-A la hora del convencimiento, ¿de qué manera los mentaliza Gabriel Heinze?

Nos mentaliza desde el lado de su experiencia, ha jugado en grandes clubes, ha tenido grandes entrenadores, y se nota que es un entrenador que sabe muchísimo y cuando el jugador se da cuenta de eso no queda otra que hacerle caso. Tiene una personalidad fuerte, y todos los jugadores se dieron cuenta que sabía mucho. A medida que nos dimos cuenta que todo daba resultado, sin duda que nos convencimos más de todo esto, la verdad que es un gran técnico, que sabe muchísimo y es un profesional en lo que hace.

-¿Qué podes decir de Gabriel? Como persona, como entrenador.

La verdad que para Gabriel solo tengo palabras de agradecimiento, porque fue el técnico que me dio la posibilidad de jugar en primera división. Él me ha bancado cuando la mayoría me criticaba y yo no estaba pasando un buen momento. Entonces yo le agradezco mucho eso, es una gran persona. Sabe muchísimo, como te dije antes, ha tenido grandes entrenadores, ha jugado en Europa, y se nota que ha aprendido y que tuvo maestros muy interesantes. Después podemos hablar de distintos conceptos, pero es un profesional gigante.

-¿Considerarías la oferta de algún otro equipo para la próxima temporada?

Sinceramente no he hablado con nadie, nadie me ha llamado, y lo que pretendo hoy para mí es jugar con este club en primera división, sería un sueño para mí, y en lo único que estoy enfocado es en eso.

-¿Qué le dirías al hincha sobre lo que viene?

Que vamos a seguir trabajando de la misma manera, vamos a seguir haciendo el esfuerzo y tratando de jugar este fútbol que nos identificó. Después veremos cómo se dan las cosas, pero les prometemos que vamos a trabajar mucho, y vamos a hacer todo lo posible por dejar este club en lo más alto.

-¿Qué sentiste en tu debut? ¿Lo veías venir, o llego inesperadamente?

La verdad que lo veía venir, había hablado mucho con Gabriel, él me había manifestado que todavía me faltaban algunas cosas para poder jugar, me fue llevando de a poquito, me hizo concentrar 3 o 4 veces como jugador 19. Por esas cosas se veía venir, y la verdad que fue el día más feliz de mi vida.

-Coméntanos un poco como fue la situación que tuviste que pasar con el Club Atlético River Plate y Argentinos Juniors.

La verdad que fueron solo rumores, es verdad que en algún evento mi papá se ha encontrado con Enzo Francescoli, pero nada formal ni claro. Fueron solo rumores como te decía recién, y yo siempre tuve la cabeza en Argentinos Juniors.

-¿Qué te dice tu papá en el día a día? Sobre el club, tu futuro, la selección.

Con mi papá estamos constantemente en contacto, por ahí ahora que está con todo el tema de la política no lo vemos mucho, pero siempre que nos vemos tratamos de hablar un poco de todo. Él siempre trata de ir a los partidos, de corregir errores, yo siempre digo que es un entrenador extra para nosotros, para mí y para mis dos hermanos. Y en cuanto al futuro, he hablado hace unas pocas semanas, me dijo que tenía que estar tranquilo, que en lo único que tenía que pensar era en Argentinos Juniors, y que no me tenía que volver loco. Así que le hice caso, estoy enfocado en el club, y por lo menos no termine este campeonato no tengo intenciones de nada.

Los mediocampistas, el mejor amigo del fútbol. Mensaje recibido en Madrid

Por Maxi Pagani (@Maxipagani8)

El planeta fútbol sabe de la atracción de Florentino Pérez, Pte. del Real Madrid, por las grandes figuras de este deporte y particularmente por los delanteros. Sin importar demasiado si el equipo los necesitaba, cualquier atacante que se destaque en algún lugar del mundo y ocupe mucho lugar en los medios de comunicación, el mandamás de la casa blanca parecía obligado a contratarlo. Desde el brasileño brasileño Ronaldo hasta Ruud Van Nistelrooy, desde Owen hasta Higuaín, pasando por Baptista, Saviola, Cassano, Benzema, Robinho y la lista podría seguir.

Pero en los últimos años su mirada e interés ha retrocedido en el campo de juego, dándose un cambio en su paradigma. En Madrid se comenzó a poner el foco en el centro de la cancha, entendiendo la importancia de los mediocampistas en el desarrollo del juego.

Agosto de 2012, se anuncia la compra de Luka Modric (por entonces de 25 años) lo que fue el primer eslabón de una cadena que iría encajando a la perfección. El croata llegaba para acompañar a Mesut Özil y Kaka, quienes nunca pudieron estar a la altura de lo que se esperaba de ellos, sobre todo por un DT (Mourinho) con ideas incompatibles que jamás sacarían lo mejor de ellos.

Quien arropó a Modric en el centro del terreno fue Xabi Alonso, con el que formaron una sociedad estupenda aprovechada al máximo en la siguiente temporada por Ancelotti. En junio de 2013 llega Isco (con 22 años), a pesar de que nunca fue un titular inamovible, su importancia es inversamente proporcional al tiempo que globalmente ha tenido en cancha desde su llegada.

Pero si hablamos del fútbol de los mediocampistas y su relevancia, el fichaje que colocó cada pieza en su lugar fue el del alemán Toni Kroos (de 24 años), un jugador que parece formado en La Masía y paradójicamente terminó en Valdebebas. Es el mayor ejemplo del nuevo modelo del fútbol alemán, un futbolista que comprende todo y lo ejecuta de una forma tan simple como inmejorable. Convierte pocos goles, casi no regatea, pero en torno a él gira el universo blanco.

Con las piezas alineadas dentro del campo, faltaba quien pueda pulirlas y potenciarlas desde el juego para no repetir errores del pasado. Con Ancelotti fuera, se apostó a Rafa Benítez, lo que quedó demostrado claramente fue un error y cuyo único mérito destacable es haber reincorporado al Brasileño Casemiro. Transcurrida la mitad de la temporada 15/16 Zinedine Zidane asume como DT, quien con un liderazgo silencioso da un salto de calidad al equipo merengue y todo comenzó a fluir lentamente. El francés demostró ser más afín a los jugadores con que contaba en la plantilla y a la idea que parecía tener Florentino, los mediocampistas al mando.

En esa temporada llegó la Champions, el bicampeonato en la siguiente, más La Liga y la idea se sigue afianzando. Tal es así que en ese lapso de tiempo Real Madrid fichó a Marco Asensio (21) la mayor promesa del fútbol español, Mateo Kovacic (23), Dani Ceballos (20) y Marcos Llorente (22). Todos mediocampistas coherentes con una idea de juego, con presente, pero sobre todo con enorme futuro.

Indudablemente quien más se ha visto favorecido con esta evolución en el juego medio del Madrid es Cristiano Ronaldo, un definidor implacable, a quien con el paso del tiempo se lo ve más cercano al arco rival y con mucha menos -casi nula- participación en el juego. Los medios construyen y él ejecuta  con un gran sentido de posicionamiento para estar siempre donde pide la jugada.

En la vereda opuesta a este crecimiento está -paradójicamente- el FC Barcelona, el club que por filosofía ha marcado en la última década el paradigma de los mediocampistas y tristemente se ha ido diluyendo. Una directiva confusa que desde el fichaje de Neymar en adelante desvío el camino y se encegueció con la MSN. Incorporando jugadores que nunca dieron un salto de calidad al equipo -más bien lo contrario- restaron importancia a los canteranos. Afortunadamente todavía están a tiempo de dar mayor participación a los nacidos en La Masía, esos jugadores comprenden el idioma Barça como ningún otro en el mundo porque fueron educados desde niños para jugar en el Camp Nou. Nombres como Denis Suárez, Sergi Samper, Carles Aleñá y el mismo Sergi Roberto deben tener más presencia en ese medio donde serán cobijados por Messi, Iniesta y Busquets.

La evolución del juego en el mediocampo del Real Madrid no sucedió de un día para el otro, muchos grandes jugadores quedaron en el camino, pero no es casualidad que haya sucedido después del majestuoso y memorable ciclo de Guardiola en Barcelona (2008-2012) esa etapa cambio la manera de ver el fútbol en todo el mundo, donde los mediocampistas son lo más importante y Florentino Pérez lo entendió perfectamente.