No sé porqué: No estamos capacitados para dar respuesta a miles de preguntas que el juego del fútbol plantea.

Preguntas de el juego del fútbol

Photo courtesy of ○ I(CC ShareALike)

Recuerdo hace mucho tiempo, volviendo en coche con el preparador físico a casa, íbamos hablando del Atlético de Simeone. Él decía que iba a ganar la liga, que iban como motos. Yo le decía que era imposible, que un equipo que no manejaba el “momento con balón” no podía ganar una competición de 38 jornadas. En cambio, sí que me aventuré a decir que la Champions sí que la podían ganar, porque su tipo de juego era propicio para las eliminatorias. Cayó en la final de Champions contra el Madrid y ganó la liga en la última jornada en el Camp Nou.

Aunque lo parezca, no sólo era un pésimo pronóstico, sino una defensa a ultranza de unas creencias que creía que eran las verdaderas. No se puede dominar el balón ante una defensa encerrada si no es con paciencia y mimo. Moviendo de lado a lado. Me lo había enseñado Guardiola, no podía no ser cierto. Hasta que llegó un equipo que no movía de lado a lado, sino que lo movía a un lado para meter mucha gente en área y ponerla. Casi siempre, con los laterales. Mis pronósticos no eran más que malos argumentos. Como entrenador me formé con el Barca de Guardiola, y había visto ganar como lo hacía el barca de Guardiola. Y llegó Bielsa al Athletic, y me hizo disfrutar como nunca lo había hecho. Y el Atlético del Cholo era demasiada… “piedra”.  No podía ser que un equipo con esa propuesta ganase una liga en el juego del fútbol.

Recuerdo también, no hace tanto tiempo, cómo justificaba que MI equipo no podía jugar de otra forma que no fuese desde la estructura. Desde tener balón continuamente, juntos, y tras perderla robarla todos juntos. Como cuando éramos pequeños, parafraseando a Bielsa. Hasta que un partido, de forma natural, nos partimos, y me permití ver que ciertos jugadores, en esos partidos “sin estructura”, también podían ser. Futbol, dinámica de lo impensado, que diría Panzeri.

Miro atrás, y pienso que era estúpido. Que los súper ideales que en los que me había construido no son más que una pequeña parte de una realidad que jamás voy a poder conocer completa. Porque si algo me enseña el juego, una y otra vez, es que esto no responde a prácticamente ningún causa-efecto… Podría atreverme a decir que en el juego, casi todo es relativo. Que si he tenido una buena secuencia de balón, va a aumentar la probabilidad de que cuando la pierda pueda apretar bien. Pero en ese caso, si la recuperas, achacarlo a eso es relativo. Sí, te ha dado más probabilidades de hacerlo. Pero ¿que se haya recuperado se puede achacar obligatoriamente a eso? ¿Qué peso tiene ahí la CASUALIDAD?  Porque si todo fuera causal. ¿Por qué no siempre que hago una buena secuencia buena no la recupero enseguida?

Mi espacio como entrenador de futbol

Copa Libertadores de America 2011 | Peñarol - Santos | 110616-7086-jikatu

Photo courtesy of jikatu(CC ShareALike)

El entrenador de futbol, como los jugadores o como el resto de los miembros del cuerpo técnico, es parte de un colectivo. Y como todos los componentes, tiene una importancia, un espacio. Hoy quiero hablar del espacio del entrenador.  No pretendo extrapolarlo a la generalidad, y mucho menos que esto se parezca una verdad absoluta que no existe. Por eso voy a hablar de mi espacio. De aquel espacio que como entrenador, tengo en el equipo. Del peso que me doy, y que pretendo que me compren.

Donde mayor espacio me doy, es en la gestión del grupo. En la gestión de los egos, de los enfados, de las tristezas, de los excesos de confianza. En la gestión de aquellas disputas que en toda convivencia se dan.  En escucharlos. Los entrenamientos de los lunes, los lleva por completo el cuerpo técnico. Aprovecho el tiempo de entrenamiento para hablar con algunos jugadores de forma individual. Termina el partido, y analizo. ¿Cómo están? ¿A quién le has visto jodido? ¿Cómo está ese jugador que lleva sin jugar de inicio 5 partidos? ¿Cómo está el delantero que lleva partidos sin hacer gol? ¿Cómo está el pivote que lleva tres partidos siendo el último cambio? ¿Cómo está este jugador que le he visto triste durante la semana? Valoro, a quien le puede venir bien hablar. Porque muchas veces, un jugador que lleva tiempo sin entrar de inicio, no necesita las palabras del entrenador. 

Mi método de entrenamiento

Creencia

El método de entrenamiento es una creencia. Entrenamos sobre lo que creemos y cómo creemos. Por eso creo que no se puede coger la periodización táctica y hacerla tuya, o ir a ver los entrenamientos de Luis Enrique, coger sus ejercicios y ponerlos en práctica. O coger los juegos de posición de Tuchel y decir que forman parte de tu modelo de juego. Por supuesto que puede valer, como todo, pero yo no creo en eso.

creo que no se puede coger la periodización táctica y hacerla tuya, o ir a ver los entrenamientos de Luis Enrique, coger sus ejercicios y ponerlos en práctica.

Mi método de entrenamiento

Photo courtesy of erral(CC Attribution)

No creo que pueda transmitir algo en lo que no creo solo porque otros lo hacen. La mejor idea, es sin duda alguna, en aquella que crees. Por convicción, o por contexto. Hay entrenadores, que allá donde van, pretender implantar aquello en lo que creen de forma incondicional. Otros, se guían por el contexto que les rodea, se adaptan a lo que tienen, y creen, en lo que tienen. Yo creo en la convicción, pero también en el contexto.  No tendría problemas en adaptar mi método de entrenamiento a un juego en el que predomine el juego directo porque así lo considero, o al juego de posición si así lo considero oportuno.