De Roger Federer a Leo Messi: mentes que engañan a sus propios cuerpos.

“Roger Federer deja la cabeza quieta mirando el punto de impacto. La raqueta silba como un látigo de carbono. La bola no impacta ni un milímetro arriba ni un micrón debajo del punto exacto. Letal. Roger sigue mirando el mismo espacio vacío unas décimas después. La pelota ya cruza la red, el rival se desespera para posicionarse donde ese talento descomunal le obligue, incómodo. A todo esto, Roger ha mirado siempre el mismo punto. Nada de su gesto ha insinuado la intención. El cerebro va tan deprisa que engaña hasta a su propio cuerpo. Roger sabe lo que está por hacer, su cuerpo simplemente lo hace, no lo anuncia. El tiro podrá ir a cualquier punto del campo rival, de derecha, de revés o de volea, pero Federer no ayuda con el gesto a anticiparse. Los golpes de Federer tienen un antes y un después (cuando ya es peligrosamente tarde). No tienen durante, eso es para gente normal. 

Enttäuschter Messi nach der Niederlage

Photo courtesy of quapan(CC Attribution)

Messi camina. No corre desesperado levantando los brazos como quien remonta un barrilete sin cordel. Anda. Repta. Se queda soldado a la línea de cal derecha. Mientras, todo el equipo, más los 11 del rival y hasta la cámara que cuelga como un drone sin hélices, se arremolinan del otro lado. Existe la línea, Messi, un espacio de Messi y los demás. Messi no mira el partido. Permanentemente mueve la cabeza escaneando las posiciones de los rivales: si están muy cerca, camina hasta que se vayan. Si están muy lejos camina hasta que le den la pelota sus compañeros. Ahora está como si necesitase intercambiar unas palabras con una hormiguita que no se atreve a cruzar la raya de cal. La hormiga lo mira, Messi le sonríe, y el bullicio del partido vuelve a acercarse, a los tumbos, hacia la hormiga y su amigo. “Subíte a mi pie, que yo te cruzo. Eso sí, al derecho, que no quiero descalibrarme el bisturí”. Messi mira a Iniesta gesticulando como si este le hubiese contado que mañana tiene que llevar el coche a lavar. “Mirá vo”, piensa Messi, “viene la pelota”. Messi no corre al espacio, no pica, no se desmarca. Espera, más bien, que el Universo le pierda la marca en un desliz. Aguarda que, dentro de las posibilidades de ese momento y ese partido de fútbol, los pobres tipos que están pensando en él desde hace 1 semana, dejen un centímetro cuadrado a su favor, a la intemperie. Messi no fabrica el espacio. Lo posee. No está ansioso por demostrar nada. No pone. Piensa en que mañana tiene que ir a comprar comida para el perro y teme olvidarse, porque 99000 personas están pendientes de él y lo distraen. Messi sigue caminando. Sus compañeros satelizan , orbitan, calesitean, basculan, se la dan, se la prestan. Messi esmerila el cuero. No da un pase. Da EL pase. Messi es capaz de repetir hasta el hartazgo un movimiento decisivo. La defensa rival sufre de una enfermedad terminal con período de incubación de 90 minutos y final inevitable, todas las semanas. De repente, el pánico en la cara de los 2 centrales: es la señal. El estallido de los flashes detrás del arco lo confirma. Llegó el momento. Acelera, corre. Se va, se disuelve. Se agiganta, invisible. Podría frenar, hacer un enganche que dejase al mundo a contrapié, congelarse, pero no.  En 3 segundos, Messi le sacó 3 segundos de ventaja a la historia de la humanidad. Son suficientes. Descerraja. Ejecuta. Ace.

Fútbol burbuja

Fútbol burbuja

Photo courtesy of CJS*64(CC No Derivatives)

Hoy, solamente una cosa es cierta sobre el precio del traspaso de un jugador de fútbol con peso mediático y tal vez, deportivo: en el fútbol burbuja, pagaremos menos ahora por ese jugador que lo que nos costará mañana.

¿Recuerdan que Sandro Rosell quiso, presumiblemente, ocultar el coste real de la transferencia de Neymar declarando que había costado “solamente” 57 millones de euros, cuando en realidad pueden haber sido 83 millones? Si en vez de haber urdido aquél plan en 2011 lo hubiese hecho en 2017, habría sonado tirado de precio un traspaso de 150 millones de euros y levantado sospechas por una cotización demasiado a la baja.

La pregunta inmediata en la calle es “Si Neymar cuesta 222, Messi cuánto vale? ¿500?” La irracionalidad del fútbol nos hace razonar que 500 millones de euros por una persona que patea un balón es un precio “de mercado”.

Como en toda burbuja que se precie, la carrera hacia arriba de los precios del fútbol burbuja tiene mucho más que ver con las ganancias que obtendrán los avispados que intermedian en las transacciones (en principio, en el fútbol, los representantes) que con alguna clase de valor generado en ingresos económicos basados en la venta de cualquier tipo de bien.

El representante es “el malo de la película” y el que presenta un negocio claro: cobra un porcentaje por la venta, y cuanto más valga su mercancía, mayores serán sus ganancias.

¿Pero qué pasa cuando en realidad el fútbol burbuja cultiva una red de dirigentes, políticos, testaferros, amigos, enchufados, conectados, allegados, influyentes, chupadores del bote, padres, madres, hermanos, socios, prestamistas, usureros, ojeadores, scouters, avivados, espabilados y otros tantos más, a los que les conviene que el precio de “la mercancía” vaya al alza?

Nos enseñan las filas de franceses esperando para comprar la camiseta de Neymar Jr en el PSG, y se insinúa que este es el negocio generado por el jugador y una de las patas sobre las que se asienta el valor de su traspaso (222 millones de euros es la cláusula de rescisión que ha pagado el club parisino al Barcelona). Si calculamos, tirando alto, un precio de 150€ por camiseta, tendrían que vender 1 millón y medio de ellas para recuperar el dinero de la cláusula pagada. Como comparación, dicen que la más vendida en la historia del Real Madrid es la de Cristiano Ronaldo, con cerca de 1 millón total. Entonces, si no se recuperará con camisetas, cuál es la fuente de ingresos que justifica que un jugador de fútbol cueste la exorbitancia que vemos? ¿Y si esa fuente existe, tiene una rentabilidad justificada? En el fútbol burbuja, esa pregunta no tiene relevancia.

Otra característica de las burbujas es que quienes más éxito tendrán son los que sepan retirarse a tiempo, dejando los precios de los activos por las nubes a quienes no podrán luego recuperar lo puesto, al reventar la burbuja y destruirse las condiciones de mercado alcista, aparentemente ilimitado. ¿Son los derechos televisivos, la otra gran fuente de ingresos que está detrás de la industria futbolística, sostenibles en el tiempo? Los directivos del fútbol burbuja pagan traspasos a precios estratosféricos y sueldos explosivos con dinero que no es suyo, que viene mayormente de los contratos de derechos televisivos adjudicados o negociados por cada club.

¿Y quiénes son los anunciantes que insuflan fondos al negocio de los derechos televisivos del fútbol? Si intentamos adivinarlo por lo que vemos en la publicidad cada vez que se transmite un partido, podríamos decir que los mayores publicistas son fabricantes de coches y empresas de transporte aéreo.

En un mundo con recursos energéticos a la baja, con el negocio del petróleo en crisis (cuando se vende a un precio rentable para los productores es demasiado caro para la economía, y cuando el precio baja la suficiente para mantener las ventas (como en la actualidad) el precio no compensa las inversiones necesarias de la industria, se vislumbran espesas nubes negras en el horizonte para el grueso de los anunciantes del fútbol actual. 

Cambio climático, precios del petróleo volátiles, inestabilidad política en casi todos los países productores, números de risa de ventas de vehículos eléctricos, congelamiento de inversiones en nuevas exploraciones por parte de las empresas petrolíferas, guerras abiertas, cerradas, civiles, frías y calientes alrededor de la producción petrolera y un sinfín de factores de riesgo más, orbitando sobre el mundo del automóvil y el turismo basado en vuelos de bajo coste.

Otro factor que contribuye a la aceleración de la burbuja es la combinación con un esquema de tipo piramidal (esquema Ponzi), donde el dinero inyectado al sistema crece mientras crezcan los miembros que entran al mismo con la esperanza de generar ingresos a futuro. Como podemos leer en Wikipedia “Este sistema consiste en un proceso en el que las ganancias que obtienen los primeros inversionistas son generadas gracias al dinero aportado por ellos mismos o por otros nuevos inversores que caen engañados por las promesas de obtener, en algunos casos, grandes beneficios. El sistema funciona solamente si crece la cantidad de nuevas víctimas. Por lo tanto, también es conocido como sistema piramidal en el cual la única manera de cubrir los altos retornos es por medio del dinero de otro participante de la pirámide.”

¿A quién le ganó Ariel Holan?

Etterstad kolonihages bedriftslag

Photo courtesy of seljes(CC ShareALike)

A Las Leonas no las trajo la cigüeña

Hace más de 20 años Ariel Holan se cansaba de ganarlo todo en el hockey, en el deporte del cual Argentina es campeón mundial y olímpico en varones y mujeres. Holan se hartó de triunfar dirigiendo equipos locales donde jugaron Leonas y Leones mundialmente famosos. No fue entrenador multicampeón de bochas, de truco o de bridge: lo fue en uno de los deportes amateurs más exigentes y a la vez más similares al fútbol, en un país que es potencia mundial en este desde hace muchos años.  

La selección femenina de hockey ha ganado cuatro medallas olímpicas en cuatro Juegos Olímpicos consecutivos (2000-2012), dos Campeonatos Mundiales (2002 y 2010), siete Champions Trophy (2001, 2008, 2009, 2010, 2012, 2014, 2016), una Liga Mundial y seis medallas de oro consecutivas en los Juegos Panamericanos (1987/2007). En Mayo de 1990, Las Leonas quedaron novenas en el VII Mundial jugado en Australia, y Ariel Holan fue uno de los 3 miembros del CT que viajó con el equipo donde ya destacaba Karina Masotta. Pero Argentina no fue siempre una potencia en hockey (al Mundial de Australia el equipo Argentino llegó juntando dinero organizando fiestas y se alojó en casas de familia hasta que los dirigentes consiguieron pagarles un hotel).

El fútbol nativo exporta lana y compra abrigos fuera

Paralelamente al proceso de potenciación del hockey a nivel nacional, el fútbol profesional argentino desbarrancó por soberbia y por propia voluntad. Mientras otros deportes como el hockey o el voley miraban fuera para copiar lo que estaba bien, y poner en marcha planes a largo plazo, el fútbol se volvió cortoplacista y se entregó al negocio que lo secó por dentro. En vez de potenciar una empresa fabulosa, Argentina exporta a Leo Messi y al Kun con los mocos colgando y después los mira por TV. Miramos por la tele los torneos de fuera donde triunfan jugadores  y entrenadores nacidos en nuestra tierra, y también miramos por la tele el torneo local porque está prohibido por ley (o es peligroso) ir a la cancha en nuestro país, gracias al desmanejo histórico de un sistema decapitado que malgasta el talento. Estaríamos frente a la versión futbolera del exportar lana en bruto para comprar pulóveres a Inglaterra.

Este proceso de mejora en el hockey del cual fueron artífices los Ciancia, Vigil y Retegui (por nombrar algunos de los más conocidos) tuvo a Holan siempre como protagonista de perfil bajo. Por una cuestión de edad, la mayoría de entrenadores actuales que son ex-futbolistas, comenzaron a jugar en primera división en la década del 90. En ese período, Holan llevaba más de 10 años entrenando y ya había llegado a nivel de selecciones nacionales, en un deporte analítico y exigente, compitiendo contra potencias mundiales como Australia, Holanda, Inglaterra y Alemania.

Existen tantos casos de entrenadores de hockey colaborando en cuerpos técnicos de fútbol profesional a nivel mundial que es aburrido e intrascendente enumerarlos. Algunos de los entrenadores de fútbol más astutos (Van Gaal entre ellos) ya han sabido sumar el conocimiento del hockey a sus equipos, lo especial en Holan es que es capaz de hacerlo él mismo aunando su conocimiento en los dos deportes.

Valga esta introducción como respuesta a la pregunta de “¿A quién le ganó Ariel Holan?”

Por qué está muy bien que hayan echado a Claudio Ranieri

Han echado a Claudio Ranieri

Photo courtesy of footysphere(CC ShareALike)

Mi suegro tiene casi 80 años y juega al tenis cada día. Entre los papelitos que tiene pegados en un panel donde guarda sus enseres hay uno viejo, viejísimo. Dice, escrito en lápiz con letra firme, 

“Es muy difícil ganar, por eso se festeja tanto el éxito”.

Claudio Ranieri llevó al Leicester a la cima, a la cúspide más alta a la que un equipo de ese nivel podría haber aspirado jamás. Fue bonito mientras duró. Así como en el mundo empresarial nadie te paga el sueldo por los éxitos del año pasado (es más, puedes batir todos tus records de ventas en el año 2016, ganarte el premio al mejor trabajador y salir en la tapa del newsletter de tu empresa, que si en Enero de 2017 has bajado tu performance es esperable que recibas un tirón de orejas).

“Lo difícil no es ganar, es mantenerse” dice la voz popular. Como otras citas de perogrullo, tiene la fuerza de la verdad aprendida a golpes. ¿Comen los cachorros de la leona con lo que la madre consiguió la semana pasada? ¿Pagas la hipoteca del mes que viene con el sueldo de 2015? Pues eso, alcanzar algo es mucho más fácil que volver a alcanzarlo con regularidad.

Duelos PSG vs Barça, ¿fue la intensidad?

Acabado el partido de UCL del 14/02/2017 comenzaron los debates sobre si el Barça ha perdido intensidad, si Messi ha participado poco, o si el equipo está desmotivado.

Llovieron las críticas sobre Messi por haber pisado el área una sola vez y no haber disparado a puerta en todo el partido. Según las declaraciones de  futbolistas del PSG antes del partido, aislar a Messi era parte del plan.

Lucas Moura y la manera de ganar los duelos PSG vs Barça

Más allá de interpretaciones, ¿cuáles son los datos con los que contamos para evaluar la intensidad? A continuación te ofrecemos un mero conteo de duelos PSG vs Barça ganados por ambos equipos en la primera parte.

¿Por qué crees que ha pasado esto?

¿Notas alguna diferencia de velocidad entre ambos equipos? ¿En desplazamientos? ¿En la velocidad de los pases?

¿Notas alguna diferencia en la ocupación de espacios en ataque? ¿En la movilidad de los desmarques?

Te contamos cómo era el software que desarrolló Ariel Holan hace 20 años

Que vendió el auto para comprar un ordenador es conocido, que usa drones en los entrenamientos y que también incorporó un carrito de golf “cibernético” a lo Bielsa, está en todas las noticias.

Incluso ayer, entrevistado por Juan Pablo Varsky en DirecTV, Ariel Holan decía que ha usado la tecnología no para que se vea bien, sino “desde que tiene uso de razón”. Te contamos en este artículo qué funciones tenía el software con el que Ariel Holan analizaba los partidos de hockey hace ya 20 años, herramienta desarrollada por él mismo con el fin de mejorar la comunicación con sus equipos.

¿Cómo era el soft de Ariel Holan en el año 1997?

Extracto de la introducción del manual

Principales Ventajas de ActionTagger

ActionTagger ha sido diseñado para aprovechar las ventajas del trabajo con vídeo digital satisfaciendo las necesidades del entrenador moderno. A diferencia de paquetes de software basados en estadística del juego, ActionTagger ha sido pensado desde su nacimiento como una herramienta de uso de las ideas en estrecha relación con el vídeo.

Si podemos vincular de forma permanente una idea a un instante de la acción, luego podremos trabajar con ella en forma natural e intuitiva.

ActionTagger permite hacer marcas en el vídeo. Estas marcas pueden responder a una codificación previa de acuerdo al tipo de análisis que se quiera realizar, por ejemplo: se pueden marcar todos los saques, los tiros al arco, las pérdidas de pelota y demás tipos de jugadas, y luego volver a ver cada escena del vídeo haciendo clic en las marcas del listado. Por medio de ActionTagger se unifican las ideas, las anotaciones, la estadística y la acción en vídeo bajo la misma herramienta.

A pesar de ser un software de vanguardia, su utilización es sencilla porque su diseño está basado en elementos familiares: notas, vídeo y controles tipo videocasetera.

¿Qué componentes estaban disponibles y para qué servían?

Inicio de ataques desde Agustín Rossi

Un lector solicitaba en los comentarios de otro post sobre Agustín Rossi ver más jugadas de construcción del ataque en las que participase el nuevo portero de Boca Juniors. 

La siguiente es una compilación de algunas jugadas más de su etapa en Defensa y Justicia dirigido por Ariel Holan.

Te contamos el secreto que nadie sabe sobre Agustín Rossi, nuevo portero de Boca Juniors

Agustín Rossi es el nuevo portero de Boca Juniors. Además de las virtudes de “atajador” que se esperan de todo golero de un grande, Agustín Rossi se destaca por un excepcional juego de pies.

¿Sabes por qué es tan dotado con el juego por abajo?

Rossi ha jugado durante muchos años en inferiores combinando el rol de arquero en una categoría, y EL MISMO DIA, jugando de mediocentro en otra. Esto le ha dado gran precisión y sobre todo temple, para jugar con los pies y ser una gran ayuda en el inicio de ataque organizado de sus equipos.

¿Se animará Boca a aprovecharlo al máximo, como en este video de su reciente trabajo en Defensa y Justicia?

Carta de un Míster a un periodista deportivo amigo

Carta al periodista deportivo

Photo courtesy of @leantricity

Estimado periodista e hincha amigo:

Quería darte una primicia con esta sentida carta y comentar un poco la alineación para que veas que voy intentando hacerte caso en todo:

Como soy consciente de que me juego el puesto, voy a fondo con tus recomendaciones de experto periodista deportivo, a saber…

  • He sacado a los que no corren.
  • A los que, como tú dices, “no saben dar dos pases”, los cuelgo sin titubeos.
  • Al que “corre como un pollo sin cabeza pero no sabe ni dónde va”, como has escrito el otro día, lo saqué y es negociable en el mercado invernal.
  • Al egoísta y creído que solo piensa en sí mismo y espera ser vendido fuera, lo dejo en el gimnasio haciendo trabajos diferenciados.
  • A los “viejos que solo tienen mañas”, como has dicho ayer en la mesa de opinión en la tele, los haré comer banquillo hasta que se retiren, o más :-).
  • A los jóvenes que son toda voluntad pero no tienen “jerarquía”, los dejo en dique seco hasta que maduren.
  • A esos 2 o 3 que vuelven de lesiones y no me aguantan ni 45′, los dejo recuperando.
  • Al que se cree Messi (como has dicho en la radio el otro día “la pulga que no pica”) no lo pongo más.
  • Al que ataca como si estuviese en una manada de chacales, pero no defiende nunca, lo bajé a la reserva.
  • Al crack ese que tiene condiciones pero nunca hace caso, lo dejo que se quede en su casa.
  • Al que juega bien en equipo, pero no gana un 1vs1 ni contra una momia con muletas, ni lo subo al bus.

Como ves, ya resolví todos los problemas que tú viste.

El único problema que tengo ahora, es encontrar once jugadores de fútbol.

¿Y si el trabajo de un entrenador de fútbol fuera lograr que TODOS estos seres hagan un equipo?

Matar al mensajero – El gol de Aldosivi a River y la búsqueda de culpables

Se merecen esto en el gol de Aldosivi a River?

Photo courtesy of _Ssss_(CC No Derivatives)

Los jugadores de River cometieron un error en la salida que acabó en gol del rival. ¿Pero esto es culpa de lo que se intenta? Se puede invalidar la intención en el gol de Aldosivi a River, censurar la idea, hablar de “otro error de Bologna (el portero)” o hay otra posibilidad de análisis?