Marcelo Bielsa, el loco de Lille

Muchas veces oímos críticas a distintos entrenadores , ya sea por sus decisiones, o por lo que dicen. Pero hay uno (entre tantos) que se destaca, que no le preocupa lo que digan, Marcelo Bielsa se mantiene firme a sus principios, desde aquel 1982 cuando comenzó en las inferiores de Newell´s Old Boys hasta hoy, que se encuentra dirigiendo al Lille de Francia.

Algunos de los cuestionamientos más comunes que recibe Marcelo son: “que nunca toma grandes equipos, o de renombre internacional”; “que no ganó nada” y claro, que sus decisiones siempre son erróneas, que “está loco”. Una de las anécdotas más famosas, que caracterizan al argentino es cuando tomó su Fiat 147 (destruido, por cierto), una libreta y un mapa del país dividido en 70 regiones, recorrió 8000 kilómetros a lo largo y ancho del país en su auto, buscando jugadores, futuras estrellas. Así como esta, muchas más son las historias por las cuales se ganó el apodo que tanto lo caracteriza.

Bielsa llegó a LOSC a fines de agosto, formando parte de un nuevo proyecto en el club, el cual se llama #LOSCUnlimited y está conformado por: Gérard Lopez, como presidente del club, Marc Ingla, director general de LOSC, y Luis Campos, el director deportivo. El nuevo presidente adquirió el 95% de las acciones del club a fines del mes de enero del presente año, y comenzó este proyecto que tanto promete. Esta comisión se encuentra muy con la llegada de Marcelo, como varias veces lo han comunicado.

“Si el fútbol fuera una iglesia, él sería el cura perfecto” Gérard Lopez

Incluso cuando se le preguntó “si lo mejor que había hecho desde su debut como presidente había sido la incorporación de Bielsa” a lo que contestó negativo, diciendo “que lo mejor que había hecho era conformar el equipo de trabajo que tienen (con Marc Ingla, Gérard Lopez, Luis Campos, y Marcelo Bielsa)”.

Marc Ingla, Marcelo Bielsa, Gérard Lopez, Luis Campos

Photo courtesy of Clarin

Cuando “El loco” llegó a Francia, lo primero que pidió fue realizar pretemporada en Luchin, el campo de entrenamiento de Lille (a diferencia de otros entrenadores que viajan a otras partes del mundo, como Estados Unidos), por lo que debió remodelarse a sus necesidades. Para ser hoy uno de los mejores de Francia, además solicitó habitaciones para los jugadores, así los mismos podían descansar en el lugar. 

Y como Marcelo dijo en la presentación en el Estadio Pierre-Mauroy

“Muy dificil imaginar mejores condiciones de las que nos ofrecen”

El Liderazgo Futbolístico en un equipo de fútbol

  Muchas veces escuchamos a diferentes personas del medio futbolístico hablar de un equipo que no se relaciona, de falta de liderazgo,  de equipos que no funcionan, o de aquellos que sí, de los que emocionan, de los maravillosos que hacen cosas increíbles. También se habla del estado en el que se encuentran, de su ánimo, de su forma física o de la conexión que pueda existir entre ellos, ya sea mala o buena, pero hay que preguntarse si, en realidad, desde afuera se puede saber lo que pasa en ese equipo. Pueden aparentar estar llenos de fisuras, pero en realidad son un hueso duro de roer. Quizás parezcan una enorme piedra y solo sean un pequeño montículo de arena, absurdo y separable fácilmente.

 Dentro del equipo hay innumerables personajes, cada uno con un rol, una función y una posición dentro del mismo. Hay quienes dicen que es una pirámide, pero por más que pensemos y pensemos es difícil encontrarle un orden, sería algo muy subjetivo, cada uno tendría una opinión diferente y terminaría en un laberinto sin salida. Pero a mi me gustaría hablar del liderazgo futbolístico. Aquí es donde entramos en un debate muy extenso sobre qué es el liderazgo futbolístico, qué características tiene y qué lugar ocupa dentro del equipo. En el fútbol, el equipo no se compone sólo de los jugadores, dentro del equipo también se encuentra el cuerpo técnico, los utileros, los masajistas y todos los demás integrantes de un plantel profesional.

Leicester City, una fortaleza como equipo, gran muestra de liderazgo futbolístico

Leicester City, una fortaleza como equipo, gran muestra de liderazgo.

 La palabra líder tiene muchas definiciones, básicamente porque en el fútbol hay distintos tipos de liderazgos. Está el liderazgo futbolístico, que es llevado a cabo por el líder que empuja al equipo desde el juego, algunos dicen que es el talentoso y otros que es el sacrificado, pero lo importante es que ejercen su liderazgo desde la cancha. Existe el líder de vestuario, ese que habla, que cuenta chistes, o el que da la arenga final en los momentos importantes. También está el líder con cinta, que quizás coincida con el futbolístico o el de vestuario, pero es el que lleva el brazalete, el que habla con el árbitro, es la voz del equipo y el que se muestra como emblema frente al público. Obvio que también se encuentra el liderazgo del entrenador, quien es por naturaleza la cabeza de grupo. De todas formas, más allá de los diferentes tipos, el líder se caracteriza por, desde su lugar, empujar, animar, levantar y dar la vida por el equipo. 

  Javier Mascherano, un innato líder explicó en el libro “Los 15 escalones del liderazgo” la función del líder de la siguiente manera: “Hay que pensar siempre en lo mejor para el grupo. La función de líder es ser un nexo entre todo lo que pasa.”. Seguramente, todos recordarán las declaraciones de Diego Maradona, primero a Pelé en un micrófono que estaba abierto sin que el argentino lo sepa, hablando sobre la personalidad y el liderazgo de Messi. “El Diego” reafirmó esta opinión en una entrevista con el Diario Popular diciendo: “al chico lo quieren hacer líder y los líderes se hacen solos. Nadie arma un líder, los líderes no se piensan, no se puede poner un líder porque a alguien se le ocurre”. Yo creo que Maradona habla de que Leo no es un líder desde la actitud, como la que tenía él cuando insultaba al himno de Italia en el Mundial. Pero no estoy de acuerdo, quizás “la pulga” sea demasiado correcto fuera de la cancha, en ese sentido, probablemente porque creció como jugador en la cantera del Barça, esa Masía en la que cuesta salirse del libreto fuera del campo. De todas formas, Messi sí es un líder porque lleva a cabo el liderazgo futbolístico como ningún otro en el mundo. Es necesario tener la cabeza de un líder, en su caso desde la habilidad, para ser el mejor, para romper con todo, para aniquilar defensores como si de conos se tratara, y no a cualquier defensor, sino a los mejores de la élite mundial. Todos vimos a Leo apilar defensores del Real Madrid, del Atlético, de un gran Manchester United, y de un largo etcétera. O no sólo defensores, también a los mejores arqueros del mundo. A mi entender, Messi es el mejor exponente del liderazgo futbolístico en este planeta.

Javier Mascherano

Javier Mascherano, un ícono del liderazgo futbolístico