Entrevista al Beto Acosta: “Marcelo Bielsa le cambió la mentalidad al jugador chileno”

Beto Acosta

Usando los cortos, tiene una marca envidiable para cualquier delantero: 300 goles en 666 partidos en su carrera. A esto se le suman ocho títulos en diversos equipos y el lujo de haber salido campeón con la Selección Argentina, en la Copa América de 1993. El Beto Acosta recibe a Centrojás muy amablemente en su casa, pero ahora se lo ve de una manera más formal, ya sin los shorts y sí con un pantalón y camisa. Llega un poco retrasado y maldiciendo al tránsito de la panamericana. “Hablemos un poco de fútbol” exclama el nacido en Arocena, en Santa Fe.

¿Quién en tu opinión es el mejor centrodelantero del mundo?

Yo creo que hoy en día hay muchos delanteros que se destacan, no solo por marcar goles sino también por ser completos en todas las facetas de juego. Para mí el mejor es el uruguayo Luis Suárez. Más allá de que complementa un gran equipo como lo es el Barcelona, que le genera múltiples situaciones de gol, es el que caracteriza mejor que nadie al número 9, el más completo. De cada tres situaciones que tiene una entra seguro, es un goleador letal. También es un jugador en el que me reflejo mucho. Sabe poner bien el cuerpo, puede ser vivo, lucha mucho, sabe buscar bien la falta, no da ninguna pelota por perdida. También es de protestar mucho como yo lo hacía (risas).

En la casa del Beto Acosta

¿Y del fútbol argentino?

En el fútbol argentino hay muy buenos delanteros como Alario, Benedetto, Blandi, Licha López, Marco Ruben… son jugadores que a lo mejor están muy parejos entre sí. Si me tengo que quedar con uno sería con Alario por ser un jugador joven y con mucho futuro por delante.

¿Creés que el fútbol  evolucionó en algún aspecto de cuando vos jugabas y ahora?

Sí yo creo que el fútbol está cambiando constantemente. Tal vez antes había un fútbol más lento y pausado y no tan físico como lo es ahora. Hace 20 años había más tiempo para pensar y en el presente se corre mucho. Hoy en día todos los jugadores tienen que estar muy atentos. Antes se podía ver defensores más fuertes y más atentos en cambio hoy pierden muchas pelotas y si hay un delantero vivo puede resultar muy beneficiado para él. Se puede ver un fútbol más físico en el que se va perdiendo mucho ese Número 10, ese enganche clásico que ya es muy poco visto en el fútbol mundial. No sé si el fútbol de ahora es mejor o peor, pero definitivamente cambió.

Recién nombraste que el enganche clásico fue desapareciendo; ¿Sigue existiendo el 9 de área?

De a poco va desapareciendo. Ya no se ve tanto un 9 grandote, gran cabeceador sino que hoy en día podemos ver que los delanteros entran más en el circuito de juego y retrasan más su posición. Va cambiando a medida que cambia el fútbol.

¿El Beto Acosta piensa en ser entrenador?

No. Desde que dejé el fútbol nunca volví a toda esa vorágine por distintos motivos personales. Siempre uno está a tiempo, me gustaría sacarme esa espina de ser entrenador o estar ligado al fútbol. Igual me parece que aún queda tiempo para retomarlo…

Mano a mano con el Beto Acosta

También hoy en día se escucha mucho la frase “hay que ganar como sea”. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Aunque me parece que para el periodismo queda fea esa frase, tal vez para el hincha es más reconfortante. Justamente el argentino está siempre pensando en ganar, no sé si como sea, pero me parece que mientras los tres puntos queden en casa el hincha se va feliz.

El Beto Acosta tuvo un exitoso y dilatado paso por el fútbol chileno

Vos que jugaste en Chile y sos uno de los ídolos de la Universidad Católica, ¿Ves una evolución en el juego de la Selección trasandina en los últimos 20 años?

Sí definitivamente evolucionó un montón el fútbol chileno en los últimos años. Creo yo que el nombre propio que cambió radicalmente Chile es Marcelo Bielsa. No solamente de la Selección sino que principalmente al jugador chileno. Cuando yo jugaba, estaba Salas y Zamorano que llevaron a la selección al mundial ’98 después de 16 años sin participar; pero me parece que Marcelo Bielsa le cambió la mentalidad al jugador chileno. Ellos eran de conformarse con poco y eso ha cambiado. Hoy en día se pueden ver muchos de los jugadores de la Selección jugando en Europa cuando eso antes no pasaba. También es destacable que la Selección de Chile tiene una idea de juego y saben a qué juegan por más que hayan cambiado de entrenadores la idea sigue siendo la misma. Han conseguido algo histórico como es las dos Copas Américas y se mantienen siendo de las mejores selecciones del mundo.

En Chile se puede ver claramente un proyecto con una idea de juego que les dio sus frutos. En cambio, acá en Argentina pasaron en diez años Pekerman, Basile, Maradona, Sabella, Martino. Parece como si no se supiera qué se elige. ¿Ves algún tipo de proyecto en la Selección?

Yo creo que no, y eso es lo que le falta a la Argentina. No puede ser que se cambie de entrenador cada dos años. Me parece que está muy claro, no solamente el caso Chile sino que también se puede ver en Alemania. Ellos se mentalizaron y prepararon a que tenían que salir campeones del mundo durante 10 años y lo terminaron consiguiendo en Brasil. Realmente fue una preparación, un proceso y con un proyecto claro. Pero acá, como hablábamos antes, solamente se piensa en el ganar como sea sin tener un proyecto ni una base de juego. Lamentablemente, teniendo al mejor del mundo y jugadores que juegan en los mejores equipos del mundo, a nivel de juego en la Selección no podemos demostrar que somos un equipo.

El sueño máximo del entrenador es llevar a su Selección a lo más alto. Últimamente se ven muchos casos como Simeone, Pochettino y Berizzo que rechazan el puesto. ¿A qué se debe esto?

Primero y principal la AFA es un caos a nivel dirigencial. Ahora se eligió un nuevo presidente pero desde hace muchos años, luego de la muerte de Grondona está acéfalo todo esto. Nadie sabía a quién dirigirse y sin duda que eso lo siente el jugador. Lo principal es tener una base bien organizada a nivel de institución y después saber a qué se quiere llegar. Los entrenadores no se quieren jugar porque no existe un proyecto, saben que si pierden tres partidos ya están afuera.

¿Creés que la etapa formativa en las inferiores de Argentina está bien estructurada?

Hoy en día podemos ver que parecería que lo único que se proyecta es ganar el campeonato de las inferiores y no tanto formar al jugador. También se puede ver que muchos clubes no tienen eso de que las inferiores jueguen igual que el primer equipo. No se ve un proyecto en este aspecto tampoco. En cambio, en Europa se puede ver en muchos equipos que las inferiores juegan igual que la primera debido a la buena organización de allí. Ojalá que cambie este aspecto porque materia prima hay, siempre Argentina tuvo a los mejores jugadores del mundo pero falta una estructura y una buena organización.

¿Se escucha mucho la frase “con Grondona esto no pasaría” es así?

No sé… él tenía una forma de manejarse y era muy característico que todo pasara por él, que todo fuese organizado por él. En su momento fue bueno y así manejaba el fútbol argentino. Hubo cosas que salieron bien y otras cosas que realmente no fueron buenas. Pero bueno, esa historia ya es pasado, no se puede vivir del recuerdo y ahora quedó algo que lo van a tener que revertir porque el último título fue la Copa América de 1993 y se han perdido muchas generaciones buenas que no pudieron consagrarse con un título.

Cuando nombro a San Lorenzo la mirada del Beto Acosta parece iluminarse. El amor propiciado por el hincha cuervo hacia él es conmovedor. Claramente está justificado, ya que es uno de los grandes ídolos de la historia del club. Fue protagonista del equipo azulgrana campeón de la Copa Mercosur 2001 y la Copa Sudamericana 2002 y está entre los diez máximos goleadores de la historia del club. Hoy, se siente un hincha más y no duda en sus respuestas cuando tiene que hablar de una de sus más grandes pasiones.

El año pasado se pudo ver un gran San Lorenzo con un gran nivel futbolístico. Este año se ve un equipo muy lejano a esa gran versión. ¿A qué se debe esto?

Una de las razones puede ser que sea que a  San Lorenzo se le han ido tres jugadores claves en el sistema de Aguirre como lo eran Mas, Cauteruccio y Blanco. Ellos estaban en un nivel individual muy alto como también lo estaban Blandi, Belluschi, Ortigoza, entre otros. Era un equipo que parecía que lo ponías en la cancha y se manejaban solos. Yo creo que, aparte que se fueron esos jugadores, el nivel individual ha bajado mucho en comparación con el año pasado. Ojalá que puedan levantar el nivel los jugadores y también ganar los partidos por Libertadores, que son muy importantes.

¿Qué pensás de Diego Aguirre?

La degradación de la cultura del debate futbolero

Telebasura

Photo courtesy of Leon Do Cabeiro(CC Attribution)

“Nunca discutas con un estúpido, te hará descender a su nivel y ahí te vencerá por experiencia.” –Mark Twain.

Mark Twain dijo esta frase hace más de 100 años y tiene una vigencia que no solo asusta sino que decepciona.

Este fenómeno ocurre innumerables veces en el ambiente del fútbol y cada vez con más frecuencia. La persona que está capacitada, que tiene argumentos y que se fundamenta en este tipo de “debate futbolero” (con otro individuo que es parte de la población de “termolandia” (1)) es llevada a un terreno en el que se malinterpretan las cosas, en el que se sacan palabras o frases que nunca salieron de la boca de uno y en el que las chicanas y las burlas constantes del “termo” sacan de quicio al capacitado que se queda con amargura y bronca sobre lo ocurrido.

Esta por desgracia es una situación que ocurre innumerables veces y cada vez es más frecuente. Hace mucho en Argentina el “debate de bar” era una situación en la que se aportaba mucho. Esto se ha tornado en una discusión de alcohólicos, que es muy diferente.

Ezequiel Barco, el pibe de potrero

Independiente, sin dudas, está en un momento complicado. Desde 2002 que no gana un título local y a eso lo sigue el primer descenso en su historia, en 2013. El hincha está impaciente y debido al exitismo dominante en el fútbol argentino, se exige a los jugadores. Muchas veces, de una manera desmedida. Para el jugador visitante jugar en el Libertadores de América siempre ha sido un infierno.

Ezequiel Barco simboliza el fútbol popular

Photo courtesy of torbakhopper(CC Attribution)

Hoy en día, también lo es para los que visten la camiseta del rojo. La presión y el estrés que puede provocar ser parte de este Independiente logró que un histórico como Milito renunciara. A esto se le puede sumar que no todos tiran para el mismo lado; y en vez de ayudarse mutuamente, cada uno se deja llevar por sus intereses. Pero ante tanta oscuridad apareció una luz. Ésta tiene nombre y apellido: Ezequiel Barco.