Carta de un Míster a un periodista deportivo amigo

Carta al periodista deportivo

Photo courtesy of @leantricity

Estimado periodista e hincha amigo:

Quería darte una primicia con esta sentida carta y comentar un poco la alineación para que veas que voy intentando hacerte caso en todo:

Como soy consciente de que me juego el puesto, voy a fondo con tus recomendaciones de experto periodista deportivo, a saber…

  • He sacado a los que no corren.
  • A los que, como tú dices, “no saben dar dos pases”, los cuelgo sin titubeos.
  • Al que “corre como un pollo sin cabeza pero no sabe ni dónde va”, como has escrito el otro día, lo saqué y es negociable en el mercado invernal.
  • Al egoísta y creído que solo piensa en sí mismo y espera ser vendido fuera, lo dejo en el gimnasio haciendo trabajos diferenciados.
  • A los “viejos que solo tienen mañas”, como has dicho ayer en la mesa de opinión en la tele, los haré comer banquillo hasta que se retiren, o más :-).
  • A los jóvenes que son toda voluntad pero no tienen “jerarquía”, los dejo en dique seco hasta que maduren.
  • A esos 2 o 3 que vuelven de lesiones y no me aguantan ni 45′, los dejo recuperando.
  • Al que se cree Messi (como has dicho en la radio el otro día “la pulga que no pica”) no lo pongo más.
  • Al que ataca como si estuviese en una manada de chacales, pero no defiende nunca, lo bajé a la reserva.
  • Al crack ese que tiene condiciones pero nunca hace caso, lo dejo que se quede en su casa.
  • Al que juega bien en equipo, pero no gana un 1vs1 ni contra una momia con muletas, ni lo subo al bus.

Como ves, ya resolví todos los problemas que tú viste.

El único problema que tengo ahora, es encontrar once jugadores de fútbol.

¿Y si el trabajo de un entrenador de fútbol fuera lograr que TODOS estos seres hagan un equipo?