“Son todos termos” El increíble pensamiento de Marcos Mustio, periodista

El exterminador de termos

Photo courtesy of Steven Penton(CC Attribution)

Al fin lo conseguimos. Luego de meses de intentar cerrar una cita, pudimos entrevistar a Marcos Mustio, el auto-denominado “Mejor exponente del nuevo periodismo deportivo argentino”

Entre tuit y tuit (porque no para de disparar sus enigmáticos mensajes en las redes sociales) fuimos sacándole estas declaraciones en su casa de Wilde.

CJ: Marcos, a qué se debe que te autodenomines representante del nuevo periodismo?

MM: Me considero el mejor entre los mejores. Si bien hay mucha competencia en los medios, tradicionales y digitales, mi palabra es la más autorizada para iluminar a los termos sobre el deporte del balón o fulbo, como lo conocemos en Argentina.

CJ: Pero, aclaremos un poco este tema. ¿Cuáles son tus antecedentes, qué formación tenés para afirmar esto de manera tan categórica?

MM: Mi tío me llevaba a la cancha desde los 3 años y fui mamando todo un bagaje de conocimiento de ese que se transmite de generación en generación. Te diría que con lo que me aportaba él ahí, en la tribuna del Monumental, me alcanza y me sobra. Después, para terminar de darle un poco de seriedad a lo que sé de fútbol, hice un curso nocturno a través de un blog rosarino, de una semana de duración. 

River Plate Stadium

Photo courtesy of H Dragon(CC Attribution)

CJ: Perdón, ¿tú tío era experto?

MM: Por supuesto, él era remissero en Boulogne y si contamos las tantas veces que fue a la cancha, sumado a que estaba todo el día escuchando “La Red” mientras laburaba, fue cimentando un expertise que pudo transmitirme, eso sí, de manera informal, pero contundente. Digamos que al alto nivel de conocimiento deportivo que tenemos todos los varones argentinos, le agregó un plus en base a la cercanía con el mundo del fútbol.

CJ: ¿Cercanía? ¿Además de remissero tenía alguna actividad en el deporte? ¿Era dirigente?

MM: Digo cercanía porque desde la tribuna de River teníamos un buen panorama. Digamos, lo suficiente para poder analizar el juego y saber en todo momento qué demandaban los partidos. Hay gente que lo mira por TV, no tuvo mi suerte. En todo caso, eso pertenece a mi pasado. Ahora ya me valgo por mi mismo, apoyado en mis convicciones. Los RT y Likes que tengo a cada opinión que doy, ya me demuestran posicionado en la cúspide, le pese al termo que le pese.

CJ: Detengámonos en ese vocablo, “termo”. Veo que es de uso recurrente en el mundo del periodismo deportivo. ¿Podrías explicarnos por qué? ¿No es un poco despectivo?

MM: Mirá, en honor a la verdad, la gente no entiende un carajo. Lo más redondo que vieron en su vida es la puerta de la heladera. Pero igual a cualquier gil le atrae hablar de fútbol, clasificar, hacer declaraciones terminantes. Es duro saber que esa es nuestra audiencia mayoritaria pero es lo que hay. Desde nuestro lugar lo único que podemos hacer es contar la verdad y rogar para que con el tiempo aprendan algo.

CJ: ¿Pero no te parece que están faltando el respeto, justamente, a la mayoría de su propia audiencia? ¿No es una manera de escupir para arriba?

MM: Perdoname pero no, es la pura realidad. Es el punto básico de partida. La gente no entiende una mierda y eso no va a hacer que nosotros andemos censurando nuestra opinión.

CJ: Pero esto no les da un poco de pena ¿No les afecta que su propio público no comprenda lo que intentan comunicar?

MM: Estás partiendo de un equívoco: a mí me calienta tres carajos lo que piense el termo que lava el auto en la vereda de Munro mientras yo explico cómo hace para meter 5 goles el PSG.

CJ: No te capto…

MM: No te culpo, estás en un paradigma caduco. A nosotros, los periodistas deportivos, lo que primero nos interesa es nuestra propia opinión…

CJ: Claro, son un poco corporativistas. Se apoyan y debaten entre Uds., son miembros de un colectivo ombliguista…

MM: No, seguís hablando boludeces (perdóname que te hable así con el corazón pero a nuestra generación le enseñaron que no hay pecado peor que el de ser timorato. La verdad no ofende). Te decía, a mí lo único que me interesa cuando escribo un tuit o un artículo es leerlo 5 veces y sentir “Qué capo soy!”

 Si para mí está bien, ya es suficiente! Si yo sé que no defraudo la propia imagen positiva que tengo de mí, ya sé que estoy haciendo bien mi trabajo. Los demás, termos.

CJ: Te estás yendo a la banquina, Marcos. ¿No te parece que te falta autocrítica?

MM: Seguís sin entender nada! El que tenga autocrítica que no sea periodista de fóbal, viejo. Somos seres humanos, podemos cometer errores, pero no hay que mostrarse débil nunca. Si estoy de acuerdo conmigo mismo, alcanza y sobra. Vivimos en una sociedad donde cada uno puede tener su voz, su medio de comunicación. No hay tiempo para cuestionarse nada. Yo veo algo, pienso un instante y emito mi veredicto. Al que no le guste, que me haga “unfollow”. Si sube el número de seguidores, los RT y los Likes, el soberano ha dictaminado que voy bien.

CJ: Te estás contradiciendo, estás diciendo que el pueblo manda cuando hace 2 minutos los descalificabas por “termos”.

MM: Vos no entendés nada y seguís en la edad de las cavernas, querido! El soberano sería el pueblo en épocas pasadas, ahora lo hemos reemplazado por el mercado. Y en su versión digital se circunscribe a likes, RTs, seguidores. Cuantos más mejor, si yo te digo, como voy a afirmar hasta el fin de mis días porque es la verdá de la milanesa, que Messi arruga en las jodidas, y eso hace que sume 2000 “me gusta” en Facebook, ya está. Paso a paso, no hay que perder el tiempo en debates inútiles.

CJ: Pero esa postura te debe estar granjeando filas de enemigos, sobre todo en el mundo del fútbol, entrenadores, colegas periodistas.

MM: Mirá, si te soy sincero, en el ámbito de la profesión ya todos sabemos que colegas no hay. Somos muchos y los espacios son minúsculos. Por más que yo haga un programa semanal en radio con 4 giles con micrófono, todos estamos esperando que el otro se trastabille para ocupar su lugar. Y si hay que meterle la pata, se le mete. No hay lugar para tibios en este mundo…

CJ: Lo que me decís es patético, qué hay de la lealtad, hacer equipo?

MM: ¿Pero vos en qué mundo vivís? Si un jugador de fútbol se saca un botín y deja de jugar 5 minutos todos los tiros para que le hagan un primer plano en la tevé, con la guita que cobran esos pibes, y deja al equipo con 10, me venís a hablar de hacer equipo? Todos, desde el aguatero al arquero piensan en su beneficio en este mundo. No seas inocente, o no te hagas el boludo…

CJ: ¿Ves? Ante cualquier cuestionamiento ya sacás el insulto, el lenguaje soez. ¿Ese es el ejemplo que quieren darle a la sociedad? Son comunicadores…

MM: Otra inocentada más. Nosotros hablamos como habla la gente, no me vengas con exquisiteces que no estamos en la mesa de Mirta Legrand.

CJ: Sigamos… Que no sentís mucho afecto por sus compañeros de profesión ya me ha quedado claro pero, tampoco parece caerte bien la comunidad de entrenadores. Habitualmente sos muy duro en tus comentarios. ¿Te tiro algunos de los calificativos que se te suelen leer, dedicados a ellos?

MM: No es para tanto… es parte de las reglas del juego.

CJ: Tibio, cagón, miserable, payaso, vendido, ignorante, vendepatrias, traidor, imbécil, ladrón, tontito, viejo choto, vago, salame, idiota. Improvisado, lerdo, coimero, chorro… busca, trapo de piso, maricón, gil de goma, títere de los dirigentes, fantasma, bocón, sorete, horrendo, malo, miope, ciego, manco, boludo, mentiroso, balín, bueno para nada, asustadizo, mamerto. Esos son algunos, sigo: más malo que el cólera, improvisado como velorio de bebé, asqueroso, analfabeto…

¿No te parece que se te va la mano, demasiado?

MM: Vos tenés que tener algo bien en claro: son las reglas del juego que ellos y todos están dispuestos a jugar.

Entrevista a Roberto Saporiti: ”En Argentina tenemos materia prima y no la sabemos utilizar”

Olivos, 17:02. Una llave, un celular y un grabador sobre la mesa. No hubo demora: Roberto Saporiti, el mayor conocedor de César Luis Menotti y todo lo que lo rodea, nos recibió cordialmente para analizar el fútbol como él sabe. Dos horas magistrales de charla y varias anécdotas crearon un archivo imperdible de análisis futbolístico respecto de la actualidad internacional, las problemáticas de la organización argentina y las ventajas de una buena gestión institucional.

UAI URQUIZA

‘’Deberían haber más UAI Urquiza’’. El entrenador de vasta trayectoria no dejó de remarcar la calidad del proyecto impulsado por la Universidad Abierta Interamericana, fundada en 1995 y cuyo equipo de fútbol cuenta con tan solo ocho años de vida. ‘’En el campeonato corto de 19 fechas, faltaban 9 partidos y estábamos a 1 punto del descenso. Nos ofrecieron y aceptamos. UAI Urquiza es un club que siempre cumple’’.

Más allá de los resultados, remarcó la importancia dada a las inferiores durante su tiempo como entrenador, explicando en detalle las características más salientes del ambicioso paquete ofrecido por la UAI: ‘’A la vez que tratábamos con el equipo, subí 14 jugadores de la Cuarta. Pasaron el filtro cuatro jugadores y hoy entrenan con el plantel. El proyecto UAI se vende en el país y en Latinoamérica a jóvenes de entre 18 y 23 años que cursen carrera universitaria. Se ofrece traslado, hospedaje, comida y entrenamiento especializado’’.

El entrenador aprovechó para hacer retrospección respecto de la campaña realizada con el club: ‘’Estuvimos a un paso, tuvimos la mala suerte de que se lesionaran cinco jugadores. Ningún equipo se puede sobreponer a eso, es como si acá apagáramos la luz. Caminas y en los últimos veinte metros, no vas a poder hacer nada’’.

JUVENILES

Como país exportador, Argentina ha sido siempre una fuente inagotable de materia prima. Al igual que países como Brasil, aún en etapas de supuesta escasez, los jugadores de 16-20 años (la edad de salida cada vez parece ser menor) son solicitados y pretendidos por los más grandes equipos de Europa. Allí hizo hincapié el entrenador recordando que la clave para la mayoría de los clubes es tener mucha capacitación en los cuerpos técnicos de las inferiores, labrando y puliendo a las futuras joyas.

‘’Hay que separar Boca y River de todo lo demás. En los otros equipos, no hay salida: es necesario tener mucha capacitación de cuerpo técnico de inferiores y desarrollar la materia prima. Es un problema muy argentino, no sabemos utilizar la materia prima’’.  Como caso particular, el entrenador destacó a Rosario Central: ‘’No conozco a Eduardo Coudet pero más allá de los resultados y el juego, usufructuó las inferiores. El club recibió 40 palos… puede pasar la historia para que vaya un director técnico más barato’’.

Por otra parte, reconoció las diferencias en el uso de inferiores entre River y Boca: ‘’Angelici sigue el trabajo de Macri, hay un nivel empresarial importante. Cuesta más sacar inferiores, no es fácil triunfar con ellas por la poca paciencia. River ha sacado algunos más’’.

EL CASO TALLERES

– Particularmente, ¿qué piensa de Talleres de Córdoba y su crecimiento? ¿Cómo cree que se está manejando teniendo en cuenta la venta de Cristian Pavón a Boca o el momento del chico Emmanuel Reynoso? ¿Cómo se lleva con Andrés Fassi?

Andrés Fassi es amigo mío. Asumí en 1988/89 en Talleres y Oscar Quiroga, hermano de la vida, me lo presentó. Hay dos aspectos a separar: el primero es el fenómeno social que representa Talleres, ‘’Pueblo Tallarín’’ y por otro lado, la gestión. El Grupo Pachuca… yo estuve 12 años en México. Para que se den una idea, en la cancha que tiene UAI Urquiza en Villa Lynch no hay tribuna, solo un palco para periodistas y tablones de madera con 200 personas. Eso era Pachuca. El crecimiento de ese club no lo vi en ningún equipo del mundo, ni BayernMunich ni Real Madrid… es una cosa monstruosa. Pasaron 25 años: hay una cancha gubernamental pero hicieron vestuarios, fútbol americano, cemento, tres hileras de palco, museo de fútbol de tres pisos… 50 mil personas entran. Talleres, por otro lado, cuando asumió Fassi hace tres años, votaron 1700 socios. Hoy hay 51 mil socios activos y 46 mil abonos. Dentro de tres años, en 2020-2021, Talleres en infraestructura va a estar al nivel de Boca y River… y no sé si los supera. Andrés Fassi tiene la ventaja de 25 años en gestión deportiva.

LOS CLUBES: FUNCIÓN SOCIAL Y CALENDARIO

‘’La función social de los clubes es extraordinaria’’. No hay dudas: hay mucho más detrás de un equipo de fútbol. Una institución que sostiene, actividades de recreación para niños y niñas del barrio, ciudad o provincia. Las llamadas ‘’colonias de verano’’ albergan jóvenes, reforzando el carácter social y ayudando a los carenciados. ‘’Hubo un desarrollo importante en Argentina. Hace 4-5 años, San Lorenzo se iba al descenso. Lammens-Tinelli hicieron algo impresionante. Racing con Blanco… no hay plata para pagar a esos cuerpos técnicos de inferiores que sacaron a los Lautaro Martínez y tanto más. No salieron de un garbanzo. La deuda sigue siendo el calendario del fútbol argentino. Es clave saber dónde juego en seis-siete meses. Ni siquiera hablo de Europa, sino de México. Allá me daban un libro con todo el año calendario. Ahí entra la Selección Argentina’’.

MENOTTI, EL REVOLUCIONARIO

‘’Se adelantó 50 años en el tiempo’’

Suele decirse que un hombre con ideas nuevas es un loco hasta que dichas ideas triunfan. Siendo algo intangible, es muy subjetivo hablar de triunfos. Pero existen ciertos momentos en el tiempo que marcan un antes y un después. César Luis Menotti logró, más allá de dar una identidad a una Selección caracterizada por la inconsistencia y la falta de continuidad, forjar una organización interna-externa con un profesionalismo nunca antes visto hasta el momento.

– ¿Cómo conoció a Menotti?

Al Flaco lo conocía de Rosario Central, por aquel entonces yo jugaba en Independiente. Cuando regresé de Europa, me sumé a su Cuerpo Técnico.

– ¿De qué manera influyó el fútbol de Holanda en la futura Selección?

Una vez, fui a Rotterdam a ver un amistoso. Del CT de VladislaoCap (DT de la Selección Argentina en la Copa del Mundo Alemania 1974) se enojaron porque no pasé a saludar. Me acerqué al hotel y les expliqué cómo jugaba Holanda. Cuando me consultaron cómo salían a jugar, les dije que lo decidían en el momento. Te pueden regalar el semicírculo, van de un lado a otro y cuando metes el pase entre líneas… ¡zácate! Presionan todos juntos al poseedor. La respuesta de Víctor Rodríguez (miembro del CT) fue clara: ‘’Sapo, ese fútbol no existe’’.

El amistoso fue una masacre. Nos masacraron futbolísticamente. Uno fue a buscar la pelota afuera y Roberto Perfumo gritó: ‘’ ¡Dejá la pelota allá, nos van a hacer 55 goles!’’. Luego de eso, Osvaldo Ardizzone (reconocido periodista deportivo y escritor en El Gráfico) pronunció una frase histórica dirigida a su colega Julio César Pasquato, apodado Juvenal: ‘’Pasquato, ahora tenemos que volver a explicar el fútbol porque esto es nuevo’’.

A consideración de Roberto Saporiti, dos técnicos modificaron el fútbol de sus países al punto de revolucionarlo: Rinus Michels en Holanda y César Luis Menotti en Argentina pero… ¿Por qué el Flaco fue tan desprestigiado?

‘’Tiene sus ideas y, por su personalidad, algún sector del periodismo mezcló la Dictadura con el fútbol. Si nos hubiera ayudado el Gobierno Militar, no nos hubiera tocado ese grupo en el sorteo… a ningún anfitrión nunca le tocó Italia, Francia, Hungría. ¡Tres europeos, nos quedamos afuera en Primera Ronda!, pensamos. Después tocó Polonia, Brasil, Perú, Holanda… Argentina fue un gran equipo, el fútbol acá es antes y después de Menotti sin ninguna duda. Montó una organización externa sin precedentes: calendario internacional, programación, gira, recibió a equipos europeos. En lo interno, fue a buscar jugadores a Salta, Jujuy, Tucumán, Santa Fe. A lo último, Capital Federal. Fue el más federalista de todos. Julio Grondona era Secretario de Hacienda por ese tiempo en AFA, manejaba Alfredo Cantillo, un señorazo. En 1979, se organizó un partido en el Monumental contra Resto del Mundo para recaudar. Eso fue al famoso predio de AFA, estábamos atrasados como Selección’’.

A su vez, por medio de una curiosa anécdota, ‘’Sapo’’ aprovechó para analizar el fútbol de las dos potencias económicos más grandes del mundo: China y Estados Unidos. ‘’En 1979, fuimos con Menotti a una mesa redonda en Norteamérica. Pelé, Cruyff, Beckenbauer… eran todos monstruos. Decían que fútbol estaba instalado. Menotti fue claro: ni siquiera inició. Va a explotar cuando agreguen el fútbol en las escuelas. Lo mismo en China. Las escuelas están instalando el fútbol obligatorio… ¿cómo en 20 años de 1400 millones de habitantes no van a tener 50 jugadores de los cuales saquen 23 para ir clasificando a los Mundiales?’’

VALORES DE LOS JÓVENES: AYER Y HOY

– ¿Qué diferencias ve entre los jóvenes de ayer y de hoy? El que antes tomaba dos trenes y un colectivo para llegar al entrenamiento y hoy puede que tenga dos autos, un representante.

Te voy a responder poniéndote el caso mío: vivía en Caballito. Cuando arranqué en Independiente, laburaba de 6 a 13:30. Me tomaba el 225 hasta Avellaneda y me iba a entrenar y aún así trataba de estudiar a la noche. Inclusive cuando debuté con Adolfo Pedernera, fui igual a trabajar. Todo esto se lo podes decir a la juventud, pero es difícil, hay que adaptarse a los momentos’’.

SOBRE ALGUNOS GRANDES TÓPICOS DEL FÚTBOL MODERNO

Osvaldo Zubeldía: ‘’Era un DT extraordinario y un gran tipo. Teníamos muy buena relación con él y con Menotti. Su Estudiantes de La Plata pese a lo que se dijo y se dice tenía una gran riqueza técnica. Sin eso, no solo no podes ganar, sino que podes conservar la pelota’’

Sobre la final perdida de Talleres contra Independiente en 1978: ‘’En la final, me preguntaban quien marcaba a Ricardo Bochini y respondí: a esto se juega con una pelota sola. Y puse jugadores para tener la pelota’’.

La realidad europea en los 60’: ‘’Acá nos creíamos que en Europa solo había físico, cuando había mucha riqueza técnica. El padre de José Mourinho me decía subdesarrollado, que leía diarios y no libros. A partir de ahí, empecé a leer. Me gustaba mucho mirar al Flaco Cruyff en Ajax, la movilidad que tenía… mirando a Cruyff y al Ajax u Holanda entrenar me di cuenta de que se juega como se entrena’’.

Jorge Sampaoli: ‘’No lo conozco personalmente pero vi casi todos sus equipos. Cómo presiona, piensa, busca, ataca… se ganó mi respeto. Necesita tiempo de trabajo. Con la Selección yo aplicaría neurociencia’’.

Carlos Bilardo: ‘’Había una gran relación, una vez vinieron él y Menotti a casa… hablamos hasta tarde de fútbol. Las discusiones pasaban por las marcas personales y los conceptos, después pasó a lo personal. Creo que el Flaco tomó decisiones más importantes desde lo futbolístico y lo organizativo’’.

Sobre Videla: ‘’Nosotros no le podíamos decir que fuera o no fuera a la cancha. A mí jamás me vieron con él. Mejor olvidar esos tiempos nefastos…’’

SOBRE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN:

En aquella etapa de trincheras, existió un periodismo fundamentalista que imponía el desprecio al juego por encima del ‘’ensayo’’. Pelota parada era un vocabulario de ese estilo que desestimaba el orden conceptual y los movimientos: ‘’Bah, agarren la pelota y vamos a jugar, después vemos lo que hacemos’’, ironiza Roberto mientras nos comenta situaciones que demostraban lo contrario.

‘’En la final del mundial, Menotti me insistía por quien iba a marcar a Nanninga (autor del gol de Holanda). Yo tenía la data de que no jugaba por una lesión. Mientras estábamos un gol arriba, el Flaco mira el banco del rival y lo ve calentando para entrar. Al lesionarse Ardiles entró Larrosa y como no estaba acostumbrado a tirar el achique queda pegado en la jugada, tiran el centro de la derecha, salta Naninga y nos rompe el arco, me vio Menotti y me lo echó en cara. No sabía donde esconderme, quería que me trague la tierra’’.

‘’Siempre se pensó que nosotros éramos vagos, cuando siempre sostuvimos que el fútbol al menos tenía un 70% de injerencia en los movimientos. Cuando dirigí a Butragueño, me mencionaba lo contento que estaba porque pensaba en un fútbol ultra ofensivo. Lo primero que le dije fue que íbamos a ser ofensivos cuando tuviéramos la pelota. A la hora de defender, todo hacemos el mayor esfuerzo posible y trabajos preparados para lo mismo”.

Así recorrió toda su vida Roberto Saporiti, un ejemplo como pocos. El fútbol le dejó grandes alegrías y grandes decepciones, logrando un equilibrio perfecto entre festejos y desilusiones. Cerca de la franja de los 80 años, destaca: ‘’Como humanos, necesitamos desafíos para seguir viviendo’’. Inagotable.

“Un ascenso importante por la forma que jugamos”

Por Ulises Barbera 

En Centrojás tuvimos la posibilidad de hacerle una entrevista a un jugador clave en el ascenso de Argentinos Juniors, Alexis Mac Allister, tiene 19 años, nacido en La Pampa e hizo las inferiores en el bicho.

-¿Qué valor tiene este ascenso teniendo en cuenta que significó la ruptura de ciertos mitos que portaba la categoría?

Si, la verdad que fue un ascenso muy importante. Primero por lo que significa el club para mí, que siempre me dio todo, es una familia. Y segundo por la forma en la que jugamos, hemos roto mitos que decían que en esta categoría no se puede jugar bien al fútbol, y estamos contentos con eso porque desde chiquitos que venimos teniendo un fútbol muy vistoso en las inferiores de este club y por suerte ha venido un técnico que le gusta todo eso.

-A la hora del convencimiento, ¿de qué manera los mentaliza Gabriel Heinze?

Nos mentaliza desde el lado de su experiencia, ha jugado en grandes clubes, ha tenido grandes entrenadores, y se nota que es un entrenador que sabe muchísimo y cuando el jugador se da cuenta de eso no queda otra que hacerle caso. Tiene una personalidad fuerte, y todos los jugadores se dieron cuenta que sabía mucho. A medida que nos dimos cuenta que todo daba resultado, sin duda que nos convencimos más de todo esto, la verdad que es un gran técnico, que sabe muchísimo y es un profesional en lo que hace.

-¿Qué podes decir de Gabriel? Como persona, como entrenador.

La verdad que para Gabriel solo tengo palabras de agradecimiento, porque fue el técnico que me dio la posibilidad de jugar en primera división. Él me ha bancado cuando la mayoría me criticaba y yo no estaba pasando un buen momento. Entonces yo le agradezco mucho eso, es una gran persona. Sabe muchísimo, como te dije antes, ha tenido grandes entrenadores, ha jugado en Europa, y se nota que ha aprendido y que tuvo maestros muy interesantes. Después podemos hablar de distintos conceptos, pero es un profesional gigante.

-¿Considerarías la oferta de algún otro equipo para la próxima temporada?

Sinceramente no he hablado con nadie, nadie me ha llamado, y lo que pretendo hoy para mí es jugar con este club en primera división, sería un sueño para mí, y en lo único que estoy enfocado es en eso.

-¿Qué le dirías al hincha sobre lo que viene?

Que vamos a seguir trabajando de la misma manera, vamos a seguir haciendo el esfuerzo y tratando de jugar este fútbol que nos identificó. Después veremos cómo se dan las cosas, pero les prometemos que vamos a trabajar mucho, y vamos a hacer todo lo posible por dejar este club en lo más alto.

-¿Qué sentiste en tu debut? ¿Lo veías venir, o llego inesperadamente?

La verdad que lo veía venir, había hablado mucho con Gabriel, él me había manifestado que todavía me faltaban algunas cosas para poder jugar, me fue llevando de a poquito, me hizo concentrar 3 o 4 veces como jugador 19. Por esas cosas se veía venir, y la verdad que fue el día más feliz de mi vida.

-Coméntanos un poco como fue la situación que tuviste que pasar con el Club Atlético River Plate y Argentinos Juniors.

La verdad que fueron solo rumores, es verdad que en algún evento mi papá se ha encontrado con Enzo Francescoli, pero nada formal ni claro. Fueron solo rumores como te decía recién, y yo siempre tuve la cabeza en Argentinos Juniors.

-¿Qué te dice tu papá en el día a día? Sobre el club, tu futuro, la selección.

Con mi papá estamos constantemente en contacto, por ahí ahora que está con todo el tema de la política no lo vemos mucho, pero siempre que nos vemos tratamos de hablar un poco de todo. Él siempre trata de ir a los partidos, de corregir errores, yo siempre digo que es un entrenador extra para nosotros, para mí y para mis dos hermanos. Y en cuanto al futuro, he hablado hace unas pocas semanas, me dijo que tenía que estar tranquilo, que en lo único que tenía que pensar era en Argentinos Juniors, y que no me tenía que volver loco. Así que le hice caso, estoy enfocado en el club, y por lo menos no termine este campeonato no tengo intenciones de nada.

Entrevista al Beto Acosta: “Marcelo Bielsa le cambió la mentalidad al jugador chileno”

Beto Acosta

Usando los cortos, tiene una marca envidiable para cualquier delantero: 300 goles en 666 partidos en su carrera. A esto se le suman ocho títulos en diversos equipos y el lujo de haber salido campeón con la Selección Argentina, en la Copa América de 1993. El Beto Acosta recibe a Centrojás muy amablemente en su casa, pero ahora se lo ve de una manera más formal, ya sin los shorts y sí con un pantalón y camisa. Llega un poco retrasado y maldiciendo al tránsito de la panamericana. “Hablemos un poco de fútbol” exclama el nacido en Arocena, en Santa Fe.

¿Quién en tu opinión es el mejor centrodelantero del mundo?

Yo creo que hoy en día hay muchos delanteros que se destacan, no solo por marcar goles sino también por ser completos en todas las facetas de juego. Para mí el mejor es el uruguayo Luis Suárez. Más allá de que complementa un gran equipo como lo es el Barcelona, que le genera múltiples situaciones de gol, es el que caracteriza mejor que nadie al número 9, el más completo. De cada tres situaciones que tiene una entra seguro, es un goleador letal. También es un jugador en el que me reflejo mucho. Sabe poner bien el cuerpo, puede ser vivo, lucha mucho, sabe buscar bien la falta, no da ninguna pelota por perdida. También es de protestar mucho como yo lo hacía (risas).

En la casa del Beto Acosta

¿Y del fútbol argentino?

En el fútbol argentino hay muy buenos delanteros como Alario, Benedetto, Blandi, Licha López, Marco Ruben… son jugadores que a lo mejor están muy parejos entre sí. Si me tengo que quedar con uno sería con Alario por ser un jugador joven y con mucho futuro por delante.

¿Creés que el fútbol  evolucionó en algún aspecto de cuando vos jugabas y ahora?

Sí yo creo que el fútbol está cambiando constantemente. Tal vez antes había un fútbol más lento y pausado y no tan físico como lo es ahora. Hace 20 años había más tiempo para pensar y en el presente se corre mucho. Hoy en día todos los jugadores tienen que estar muy atentos. Antes se podía ver defensores más fuertes y más atentos en cambio hoy pierden muchas pelotas y si hay un delantero vivo puede resultar muy beneficiado para él. Se puede ver un fútbol más físico en el que se va perdiendo mucho ese Número 10, ese enganche clásico que ya es muy poco visto en el fútbol mundial. No sé si el fútbol de ahora es mejor o peor, pero definitivamente cambió.

Recién nombraste que el enganche clásico fue desapareciendo; ¿Sigue existiendo el 9 de área?

De a poco va desapareciendo. Ya no se ve tanto un 9 grandote, gran cabeceador sino que hoy en día podemos ver que los delanteros entran más en el circuito de juego y retrasan más su posición. Va cambiando a medida que cambia el fútbol.

¿El Beto Acosta piensa en ser entrenador?

No. Desde que dejé el fútbol nunca volví a toda esa vorágine por distintos motivos personales. Siempre uno está a tiempo, me gustaría sacarme esa espina de ser entrenador o estar ligado al fútbol. Igual me parece que aún queda tiempo para retomarlo…

Mano a mano con el Beto Acosta

También hoy en día se escucha mucho la frase “hay que ganar como sea”. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

Aunque me parece que para el periodismo queda fea esa frase, tal vez para el hincha es más reconfortante. Justamente el argentino está siempre pensando en ganar, no sé si como sea, pero me parece que mientras los tres puntos queden en casa el hincha se va feliz.

El Beto Acosta tuvo un exitoso y dilatado paso por el fútbol chileno

Vos que jugaste en Chile y sos uno de los ídolos de la Universidad Católica, ¿Ves una evolución en el juego de la Selección trasandina en los últimos 20 años?

Sí definitivamente evolucionó un montón el fútbol chileno en los últimos años. Creo yo que el nombre propio que cambió radicalmente Chile es Marcelo Bielsa. No solamente de la Selección sino que principalmente al jugador chileno. Cuando yo jugaba, estaba Salas y Zamorano que llevaron a la selección al mundial ’98 después de 16 años sin participar; pero me parece que Marcelo Bielsa le cambió la mentalidad al jugador chileno. Ellos eran de conformarse con poco y eso ha cambiado. Hoy en día se pueden ver muchos de los jugadores de la Selección jugando en Europa cuando eso antes no pasaba. También es destacable que la Selección de Chile tiene una idea de juego y saben a qué juegan por más que hayan cambiado de entrenadores la idea sigue siendo la misma. Han conseguido algo histórico como es las dos Copas Américas y se mantienen siendo de las mejores selecciones del mundo.

En Chile se puede ver claramente un proyecto con una idea de juego que les dio sus frutos. En cambio, acá en Argentina pasaron en diez años Pekerman, Basile, Maradona, Sabella, Martino. Parece como si no se supiera qué se elige. ¿Ves algún tipo de proyecto en la Selección?

Yo creo que no, y eso es lo que le falta a la Argentina. No puede ser que se cambie de entrenador cada dos años. Me parece que está muy claro, no solamente el caso Chile sino que también se puede ver en Alemania. Ellos se mentalizaron y prepararon a que tenían que salir campeones del mundo durante 10 años y lo terminaron consiguiendo en Brasil. Realmente fue una preparación, un proceso y con un proyecto claro. Pero acá, como hablábamos antes, solamente se piensa en el ganar como sea sin tener un proyecto ni una base de juego. Lamentablemente, teniendo al mejor del mundo y jugadores que juegan en los mejores equipos del mundo, a nivel de juego en la Selección no podemos demostrar que somos un equipo.

El sueño máximo del entrenador es llevar a su Selección a lo más alto. Últimamente se ven muchos casos como Simeone, Pochettino y Berizzo que rechazan el puesto. ¿A qué se debe esto?

Primero y principal la AFA es un caos a nivel dirigencial. Ahora se eligió un nuevo presidente pero desde hace muchos años, luego de la muerte de Grondona está acéfalo todo esto. Nadie sabía a quién dirigirse y sin duda que eso lo siente el jugador. Lo principal es tener una base bien organizada a nivel de institución y después saber a qué se quiere llegar. Los entrenadores no se quieren jugar porque no existe un proyecto, saben que si pierden tres partidos ya están afuera.

¿Creés que la etapa formativa en las inferiores de Argentina está bien estructurada?

Hoy en día podemos ver que parecería que lo único que se proyecta es ganar el campeonato de las inferiores y no tanto formar al jugador. También se puede ver que muchos clubes no tienen eso de que las inferiores jueguen igual que el primer equipo. No se ve un proyecto en este aspecto tampoco. En cambio, en Europa se puede ver en muchos equipos que las inferiores juegan igual que la primera debido a la buena organización de allí. Ojalá que cambie este aspecto porque materia prima hay, siempre Argentina tuvo a los mejores jugadores del mundo pero falta una estructura y una buena organización.

¿Se escucha mucho la frase “con Grondona esto no pasaría” es así?

No sé… él tenía una forma de manejarse y era muy característico que todo pasara por él, que todo fuese organizado por él. En su momento fue bueno y así manejaba el fútbol argentino. Hubo cosas que salieron bien y otras cosas que realmente no fueron buenas. Pero bueno, esa historia ya es pasado, no se puede vivir del recuerdo y ahora quedó algo que lo van a tener que revertir porque el último título fue la Copa América de 1993 y se han perdido muchas generaciones buenas que no pudieron consagrarse con un título.

Cuando nombro a San Lorenzo la mirada del Beto Acosta parece iluminarse. El amor propiciado por el hincha cuervo hacia él es conmovedor. Claramente está justificado, ya que es uno de los grandes ídolos de la historia del club. Fue protagonista del equipo azulgrana campeón de la Copa Mercosur 2001 y la Copa Sudamericana 2002 y está entre los diez máximos goleadores de la historia del club. Hoy, se siente un hincha más y no duda en sus respuestas cuando tiene que hablar de una de sus más grandes pasiones.

El año pasado se pudo ver un gran San Lorenzo con un gran nivel futbolístico. Este año se ve un equipo muy lejano a esa gran versión. ¿A qué se debe esto?

Una de las razones puede ser que sea que a  San Lorenzo se le han ido tres jugadores claves en el sistema de Aguirre como lo eran Mas, Cauteruccio y Blanco. Ellos estaban en un nivel individual muy alto como también lo estaban Blandi, Belluschi, Ortigoza, entre otros. Era un equipo que parecía que lo ponías en la cancha y se manejaban solos. Yo creo que, aparte que se fueron esos jugadores, el nivel individual ha bajado mucho en comparación con el año pasado. Ojalá que puedan levantar el nivel los jugadores y también ganar los partidos por Libertadores, que son muy importantes.

¿Qué pensás de Diego Aguirre?

Entrevista a Iván Marcone: “No es lindo para el jugador estar lejos de la pelota”

Iván Marcone con Centrojás

En Centrojás, como no podía ser de otra manera, consideramos elemental para el desarrollo del juego fluido de un equipo la impronta que le dé el volante central. En este caso, les presentamos la nueva sección de entrevistas charlando nada más ni nada menos que con un mediocentro superlativo (y además supercampeón, luego de haber ganado la Supercopa Argentina con el equipo de Lanús habiendo derrotado por 3-0 al River de Marcelo Gallardo).

Iván Marcone es un jugador de 26 años nacido, proyectado y desarrollado en la ciudad de Sarandí, donde vivió gran parte de su vida y donde estuvo el mayor tiempo profesional detrás de la pelota. Jugó en Arsenal del 2008 al 2015 con la presencia de técnicos como Gustavo Alfaro y compartiendo vestuario con jugadores como Benedetto, Ortiz y Cuesta, entre otros. Hoy se desenvuelve como volante tapón en Lanús con una gran trascendencia en todas las facetas del juego.

-¿Sentís que tu posición es de las más determinantes para dar orden y fluidez al equipo?

Soy consciente que hoy en día mi posición es muy importante para cualquier equipo. En el progreso del fútbol somos importantes para el funcionamiento, el orden y demás.

-¿Quiénes son  referentes en la posición para Iván Marcone?

Trato de mirar a todos para aprender. En si no me quedo con uno solo en particular, aprendo mucho de Mascherano cuando cumple esa función en la selección, me gustaba ver a Kranevitter. Más allá de ellos miro jugadores europeos para tener más información.