La sangre de Cataluña y la homilía de Piqué

“respeten mi opinión, sentémonos a hablar, acortemos las distancias… Todo se resume en que somos personas con diferentes pensamientos”.

Imaginate que un grupo de 40 o 50 personas ordenadas bajo el dominio de la furia se tomasen el trabajo de agruparse cerca del sanatorio donde trabaja un médico. Imaginate que, en las últimas horas, este médico haya expresado su deseo personal con respecto a alguna determinación a nivel político nacional. Imaginate que esta turba se aglutinara para escupir sobre él difamaciones con todos los condimentos: cánticos coordinados, insultos, silbatinas… Suena ilógico y poco probable. ¿Y si en lugar de un médico suponemos que el individuo afectado por el tumulto de intolerantes fuera un mecánico, y el marco de los hechos es la vereda de su taller?

Tampoco sería una situación semejante a la realidad. Porque por estos días podemos afirmar que, convencionalmente, la raza humana ya adoptó la idea de que perseguir a quien piensa distinto, o a quien busca construir un mundo mejor a partir de un cambio, es un concepto que quedó sepultado junto con todas sus sangrientas consecuencias. O que está en proceso de hacerlo, porque aún aparecen cabos sueltos; porciones de diferentes sociedades que no incorporan como propio el dolor ajeno y las barbaries que desencadenó la persecución de ideas a lo largo de la historia. Por ejemplo, en España; un país invadido por el caos derivado del choque entre las ideas de los independentistas catalanes y los españoles radicales.

Dentro del análisis de cualquier hecho que afecte a las sociedades, sobre todo en países futboleros, vale la pena destinar una parte de la atención sobre los movimientos que realice el fútbol en relación al propio hecho por un simple motivo: su carácter de fenómeno cultural y su naturaleza de identidad afectiva fuerte lo convierten en un buen espacio para captar público y construir valores.

En Cataluña, el fútbol no tardó en aparecer como una vía eficiente para que un mensaje de conciencia recorriese el mundo, desde carteles en el Camp Nou hasta distintivos en las camisetas del Barcelona. Y parece mentira que sobre el manto de sangre que dejó la represión de la Policía Nacional y la Guardia Civil sobre los simpatizantes del referéndum llevado a cabo la semana pasada en Cataluña, Gerard Piqué haya tenido que sentarse a dar una homilía de treinta y siete minutos ante los medios, luego de ser abucheado e insultado durante las primeras horas de entrenamientos de la Selección Española simplemente por ser catalán y por haber participado de la votación.

Luego de que el Barça le ganará a Las Palmas con un doblete de Messi, Piqué brindó la primera (y más corta) parte de su lección. Mientras muchos catalanes eran golpeados en las escuelas donde se suponía que debían votar, a Piqué se le hizo un nudo en las cuerdas vocales y se le escaparon algunas lágrimas, porque sintió la injusticia; recordó los tiempos del autoritarismo franquista donde no existía el derecho a votar y lo inundó la impotencia. “Uno puede votar que sí, que no o en blanco; pero se vota”, sintetizó con la voz temblorosa, sin entender el accionar de las fuerzas policiales que fueron al choque contra una población que buscaba expresarse con el mayor de los respetos.

Las viudas de Pep Guardiola: Carlo Ancelotti fuera del Bayern

El técnico “fet a Catalunya” dejó una vez más la vara muy alta para su reemplazo. Mientras en el Manchester City sigue descifrando los secretos del fútbol inglés, sus colegas padecen su legado. Se confirmó la salida de Carlo Ancelotti del Bayern Munich, luego de que no lograra resultados ni funcionamiento.

La muletilla “juegan solos”, que se le adjudica a Pep cuando dirige, caduca al cederle a un colega el timón del Titanic para que lo hunda. Independientemente de los resultados, nadie pudo elevar o al menos equiparar sus obras maestras. Nadie puede lograr luego de su partida que los jugadores “jueguen solos”. Y de hacerlo, termina en una desilusión.

Guardiola sin dudas tiene una obsesión y convencimiento por el funcionamiento colectivo armónico. Basta verlo en los equipos que dirigió para entender sus puntos clave. Presión alta, tenencia dinámica y búsqueda del arco rival a partir de las variantes que da esa misma posesión. Desmarques, asociaciones y complicidades. Busca en cada equipo sellar una idea a partir del protagonismo escénico y del sometimiento del rival. Y dentro del concepto general, abarca todas las herramientas que el juego le da. Puede ser con 4 en el fondo, con 2 delanteros o con 5 volantes, pero el equipo de Pep se puede distinguir a la distancia.

Luego de llevar su obra maestra a un nivel competitivo exponencial, abandona la banca del Camp Nou por un profundo desgaste luego de tanta intensidad. El diagnóstico de algunos medios fue: “En ese equipo dirige cualquiera, los jugadores de esa clase juegan solos”. Pese a haber tomado decisiones fundamentales y a la vez apostado por incógnitas. Se fue Ronaldinho y más adelante Eto’o y subió al primer equipo a Busquets y Pedro. Le dio protagonismo a Xavi y rescató a Iniesta para que Messi pudiera desenvolverse y ser el artillero del equipo.

Con su salida, el Barcelona cayó en un profundo retroceso en lo que refiere al paisaje futbolístico. Martino y Luis Enrique confiaron en la respuesta instintiva de cada jugador. Con el correr del tiempo, se fue creando la “Messi dependencia”. El esperar las genialidades del 10 pasó de ser una frutilla a una ideología accidental. Por supuesto que no tiene que ver con la comodidad o la no inteligencia, sino con la incapacidad.

Similar situación aún más grosera ocurrió en Munich, donde sin dudas Guardiola se reinventó y logró consolidar un equipo que fue una facultad de fútbol. Jugadores que juegan en todas las posiciones, aumento de la dinámica, mayor volumen de juego, disminución de pases producto de mayor resolución. Ni Muller todavía sabe de que jugó en esos años de hegemonía en la liga.

Valverde probando el nuevo Barcelona

En tiempos donde impera lo inmediato, donde un partido o una jugada cambia el juicio sobre un jugador, entrenador o equipo, desde Centrojás queremos poner un poco de cordura y analizar las cosas con calma.

Si bien es cierto que el Barcelona desde la partida de Guardiola hasta ahora ha ido involucionando en cuanto a la creación de juego y que como se ha leído varias veces, pasó de ser el equipo de los mediocampistas de Pep al de los delanteros de Luis Enrique, parece un poco apresurado juzgar al nuevo equipo de Valverde por solo cuatro partidos oficiales. Dos de esos partidos fueron contra el Real Madrid que hoy parecería estar un escalón encima del resto. Aun así, el conjunto del ex entrenador del Athletic tuvo sus buenas chances en el partido de ida y cuando parecía que podía darlo vuelta, el Real ganó el partido con dos contragolpes. 

También es cierto que el propio Xavi en una nota para The Tactical Room (1), se ha expresado y ha dicho que el Barcelona debe volver a las fuentes, al “estilo ortodoxo de 2008 – 2012”, que se ha creído erróneamente que el barco iba solo. Todo esto es real. Pero desde aquí se insiste en no apresurar juicios, mas que nada por el hecho de que la temporada recién comienza y evidentemente Valverde sigue buscando el equipo con la intención de recuperar eso que algunos llaman “el ADN Barcelona”, esa ortodoxia que el propio Xavi remarca que Valverde viene a recuperar. 

Valverde Barcelona

CERTEZAS

Dentro de lo poco que podemos analizar del nuevo Barcelona, casi que la única certeza que tenemos, es que Valverde parecería querer que Messi juegue por el centro del campo y no arrancando por la banda. Sería apresurado determinar si como falso 9, si como segunda punta detrás de Luis Suarez, con dos mediocampistas por detrás suyo y dos punteros, como generador de juego o como finalizador, lo cierto es que Messi, en estos cuatro primeros partidos oficiales, ha tocado el balón mayormente por la zona central del campo y no por la banda, como muestra el análisis que hace la cuenta de twitter @11tegen11 (2) de estos cuatro partidos:

Barcelona Real Madrid

Real Madrid Barcelona

Barcelona Betis

Valverde

Nada ha cambiado en Sava

Tigre venció como local a San Lorenzo por 4 a 3 en un partido vibrante, pero no vamos a profundizar en una crónica del partido. Vamos a enfocar el contenido de esta nota en Facundo Sava, debutante entrenador de Tigre.

Sava Tigre

El Sava que ya conocemos.

Con tan solo una semana en el cargo ya imprimió su sello al conjunto de Victoria, tema que dispara otra discusión siempre presente en los debates futboleros: hasta donde llega la influencia de los entrenadores. En este caso al menos, esta claro que es mucha. Con un equipo de calidad inferior y pocos días de trabajo, logró maniatar al segundo del campeonato en un partido que por momentos parecía que se encaminaba a un paseo de novela. No lo fue porque hubo unos minutos de desconcierto cuando San Lorenzo metió el empate y el segundo gol, pero luego el partido retornó a los cauces por los que venía, un Tigre con la pelota arrinconando al conjunto de Aguirre.

Los conceptos son los ya conocidos, los que mostró en su anterior experiencia como DT de Racing. Una presión intensa y bien alta, la defensa en la mitad de la cancha para tener un equipo corto que pueda encajonar al rival contra su propio arco achicando espacios hacia adelante, los 10 jugadores de campo participando del ataque, juego colectivo a uno o dos toques y la creación una y otra vez de superioridades numéricas, lo que lleva a los equipos de Sava a doblegar las defensas rivales mediante triangulaciones. Estas son las características fundamentales de sus equipos, al menos en su fase ofensiva y en la recuperación del balón tras perder la pelota arriba. Después hablaremos de los desequilibrios defensivos, pero en cuanto al ataque, diría que el colorado logra que sus equipos entren hasta el área tocando, desequilibrando defensas por la ya nombrada superioridad numérica, creando una gran cantidad de situaciones de gol por partido. Volviendo a la comparación con Racing, ese equipo era por lejos el que más situaciones de gol creaba en el fútbol argentino. Con los 10 jugadores participando de la fase ofensiva, si no lograba el desequilibrio por la derecha con el 4 proyectándose hasta el área rival, la pelota iba hasta el otro lado, y aparecía el 3. Esto obviamente tiene su contraparte en la fase defensiva.

Facundo Quignon: simplificación y complejidad

En el fútbol argentino no es común que adopten trascendencia los volantes creativos. Al menos en los últimos años. Sin embargo, en Newell’s Old Boys sobresale la figura de Facundo Quignon, quien en poco tiempo se hizo dueño de la mitad del campo gracias a su particular visión de juego y primer pase. A continuación, el análisis a fondo de uno de los pilares del escolta del certamen.

Facundo Quignon

“Los jugadores que miro y me gustan son volantes mixtos que cumplen las dos funciones: recuperar , armar la jugada y llegar al área para terminarla”.

Surgido y formado en River Plate, el joven volante debió lidiar con una época donde fueron promovidos otros mediocentros de su mismo linaje como Matías Kranevitter, Ezequiel Cirigliano o Guido Rodríguez. Ante la superpoblación del puesto y las ganas de jugar recaló en San Lorenzo de Almagro, donde bajo la conducción de Edgardo Bauza logró el tan ansiado debut, justamente frente a Newell’s Old Boys en abril de 2014.

Goleada del Barcelona 6 – PSG 1 – crónica y análisis

En la noche catalana de ayer, el Barcelona consiguió el pase a cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa con una remontada histórica. Tras perder 4 a 0 de visitante, goleó 6 a 1 al Paris Saint Germain en el Camp Nou y así le regaló a los amantes del fútbol una pieza única que quedará para el recuerdo, anotando los últimos tres goles que necesitaba desde el minuto 88 al 95.

Locura Barcelona

El Barça salió con línea de 3 en el fondo, Mascherano, Piqué y Umtiti, Sergio Busquets como centrojás, Rafinha por derecha, Neymar por izquierda, Suarez de 9, y en el medio flotando Iniesta, Rakitic y Messi. El PSG, poco importa. En los papeles, 4-3-3. En la cancha, un equipo comprimido en aproximadamente 20 metros y parado al borde de su propia área. Por mérito del Barcelona que no le dejó tocar la pelota en todo el partido (66% de posesión), pero también por propia elección. El PSG mostró desde el primer segundo del partido lo que iba a hacer. Tras el saque inicial no salió a presionar y directamente comenzó esperando al Barça en campo propio. Y el conjunto de Luis Enrique con campo y balón, lo metió contra el arco.

Remontada épica del Barcelona que sigue haciendo historia

La expectativa era grande. En una situación normal, la serie hubiese estado liquidada pero el Barcelona no es normal. Para remontar el 0 – 4 de Paris estaban el mejor equipo y el mejor jugador de todos los tiempos.

Messi y la gente celebrando la remontada épica del Barcelona

La gente se sentó a ver el partido sabiendo que algo espectacular podía pasar, una noche mágica de las tantas que este equipo le ha regalado a los amantes del fútbol. En la previa muchos apostaban por una remontada épica del Barcelona de Messi. Y cuando antes de los 5 minutos de juego Luis Suárez abrió el marcador, la expectativa se multiplicó. Muchos dijimos: “ya está, lo golea”. Parecía que iba a ser la noche del Barça. El gol en contra de Kurzawa tras un genial taco de Iniesta cerró el primer tiempo y la hazaña se hacía visible, comenzaba a palparse. Quedaban 45 minutos para que el Barcelona hiciera dos goles, algo que era totalmente probable a esas alturas. Arranca el segundo tiempo y Messi mete el tercero con un misil de penal, le rompió el arco. Al PSG se le llenó la cabeza de preguntas.

PARO DEL FUTBOL: FINALMENTE SE DIJO BASTA

Los jugadores hablaron y finalmente dejaron de lado el amor infantil por jugar que trasciende sus vidas para legitimar lo que verdaderamente son: Profesionales.

Durante largas décadas el fútbol argentino fue llevado a un sistema de gobierno unipersonal, discreto, mafioso y corrupto. Donde la pelota rodaba, pero con parches e irregularidades. Con el fallecimiento del principal instaurador de este modelo de tinte autoritario y tenebroso, el sistema colapsó y el pus que concentró el fútbol nacional se extirpó y todo salió a la luz.

Luego de esta metodología “tapa agujeros” de endeudarse, prestar, despilfarrar y esconder, el “desorden organizado” de Don Julio se clausuró y ya nadie logra entender como suceder este mandato de 30 años. Muchas son las codornices, pero desaparecieron las águilas. Hoy nadie logra salir de las escuchas, las anomalías, los manejos y demás. Inclusive, haciendo eje principal, cuando todo parecía ponerse en marcha, los propios jugadores junto con el gremio del fútbol frenaron la caprichosa con la suela y dijeron basta convocando al paro del futbol.

En el fútbol de ascenso, por ejemplo, hay jugadores que no ven un peso de su contrato desde hace cerca de 5 meses. Muchos de ellos inclusive tuvieron que buscar otras alternativas para lograr llevar el pan a la casa, cuando en realidad, de recibir todo en tiempo y forma, no tienen la necesidad de agregar otro rubro en su rutina para generar capacidad económica.

En estos días en una asamblea extraordinaria que reunía a todas las divisionales se llevó a cabo la rescisión del contrato que vinculaba al gobierno y al estado con la programación estatal denominada “Fútbol Para Todos”. Donde el estado subsidiaba a los clubes mientras utilizaba los derechos para hacer campaña política y clientelismo. Por supuesto, los destinos finales  de los créditos nunca se conocieron, porque los clubes de baja gama están endeudados hasta el cogote y la AFA siguió la misma política de gastar más de lo que tenía.

Con esto, se depositó el dinero faltante mientras se dio paso a negociaciones con medios privados que quieren quedarse con los derechos de televisación. Pese al depósito efectuado, los jugadores se reunieron y decidieron todos dar fin a tanto manoseo dirigencial con el paro del futbol mientras que los que pierden son ellos. De ratones pasaron a ser los gatos que toman los hilos del destino del fútbol, como siempre debió ser. Como nunca tuvo que cambiar, el fútbol perteneciente a ellos y los dirigentes simplemente como figuras de gestión y auto control.

Por qué está muy bien que hayan echado a Claudio Ranieri

Han echado a Claudio Ranieri

Photo courtesy of footysphere(CC ShareALike)

Mi suegro tiene casi 80 años y juega al tenis cada día. Entre los papelitos que tiene pegados en un panel donde guarda sus enseres hay uno viejo, viejísimo. Dice, escrito en lápiz con letra firme, 

“Es muy difícil ganar, por eso se festeja tanto el éxito”.

Claudio Ranieri llevó al Leicester a la cima, a la cúspide más alta a la que un equipo de ese nivel podría haber aspirado jamás. Fue bonito mientras duró. Así como en el mundo empresarial nadie te paga el sueldo por los éxitos del año pasado (es más, puedes batir todos tus records de ventas en el año 2016, ganarte el premio al mejor trabajador y salir en la tapa del newsletter de tu empresa, que si en Enero de 2017 has bajado tu performance es esperable que recibas un tirón de orejas).

“Lo difícil no es ganar, es mantenerse” dice la voz popular. Como otras citas de perogrullo, tiene la fuerza de la verdad aprendida a golpes. ¿Comen los cachorros de la leona con lo que la madre consiguió la semana pasada? ¿Pagas la hipoteca del mes que viene con el sueldo de 2015? Pues eso, alcanzar algo es mucho más fácil que volver a alcanzarlo con regularidad.

Un loco suelto en Lille: el nuevo desafío de Marcelo Bielsa

En el norte de Francia se encontrará el próximo destino de Marcelo Bielsa, más específicamente en la ciudad de Lille. Allí lo espera el banquillo del LOSC Lille, club que a lo largo de su historia ha logrado conquistar 3 títulos de liga y 6 títulos de la Copa de Francia. El último lo han obtenido en 2011 cuando consiguieron el tan ansiado “doblete” al conquistar el torneo y la copa doméstica.

El rival más esperado, es el que se encuentra más cerca, juntos a sus vecinos de RC Lens conforman el Derby du Nord (Derby del Norte). Cuarenta kilómetros los separan pero este Derby no solo representa una diferencia de colores y escudo sino una situación social entre una ciudad antigua y obrera como la de Lens y una ciudad turística y de clase media como la de Lille. Actualmente RC Lens se encuentra en segunda división, realizando una gran campaña que lo podría desembocar en primera división la próxima temporada cuando Marcelo Bielsa tome las riendas del equipo.